martes, 3 de octubre de 2006
Cataluña acusa de irregularidades a la entidad que tramitó adopciones en Congo



La paralización del proceso afecta a 31 familias que habían pedido adoptar niños

La entidad que tramitó las adopciones en Congo asignó niños a las familias adoptantes por su propia cuenta, cuando son las comunidades autónomas las autorizadas a hacerlo. Este error obligó a las siete familias que viajaron a la República Democrática del Congo y la República del Congo en agosto para recoger a sus hijos a permanecer allí durante casi un mes. También afectará a 31 expedientes más emprendidos por la misma entidad. La Generalitat ha decidido suspender las adopciones en la República del Congo porque cree que este país no ofrece las garantías suficientes.

Las adopciones internacionales requieren de un complejo proceso administrativo que supervisan las comunidades autónomas. Su finalidad: cerciorarse de que los menores que viven en orfanatos han sido abandonados por sus familias, y que no proceden del tráfico de menores.

La entidad tramitante de las adopciones en Kinshasa y Brazzaville, la Asociación de Adopción para Niños del Congo (ADIC), "sacó niños de los orfanatos que aún no habían sido asignados" y los concedió a las familias, indicó ayer la consejera de Bienestar y Familia de la Generalitat, la socialista Carme Figueras. La consejera compareció ayer en el Parlamento autónomo, donde explicó su versión del fiasco del proceso adoptivo.

Figueras recordó que la embajada española, emplazada en Kinshasa, y acreditada en Brazzaville, advirtió que "no constituiría ninguna adopción porque se desconoce el origen y la situación real de los menores". Un aviso que, según la consejera, dio en junio el embajador a ADIC y a la ex responsable de adopciones de la Generalitat, Rosa Maria Bertran. Bertran, de Esquerra Republicana, era el único alto cargo de este partido que continuó en el Departamento de Bienestar y Familia tras la salida de los independentistas de la Generalitat.

"Bertran autorizó el viaje de las siete familias a ambos países [República Democrática del Congo y República del Congo] sin advertirles de la situación", añadió Figueras. La consejera lamentó que Bertran "no hubiera comunicado a sus superiores estas dificultades" ya que "si se hubieran sabido, las familias no habrían viajado".

Tras este resultado adverso, la Generalitat ha suspendido las adopciones en la República del Congo. En la República Democrática del Congo, el antiguo Zaire, las familias podrán adoptar sin la mediación de ADIC, tramitando el proceso directamente.

Un total de 31 familias habían iniciado el proceso adoptivo con ADIC. En 13 casos, los trámites se encontraban en una fase inicial, y la Generalitat ha decidido que adopten en otro país. Otros 18 expedientes se hallaban más avanzados. Las familias que habían iniciado trámites en la República del Congo tendrán que adoptar en el antiguo Zaire, a excepción de dos familias a las que la Generalitat había asignado ya un menor.

Las familias afectadas que se ven obligadas a cambiar de país discrepan de la decisión de la Generalitat. Éste es el caso de Oriol Suárez y su esposa, Susanna. "Nosotros no podemos adoptar en la República Democrática del Congo al incumplir uno de los requisitos exigidos: no llevamos cinco años de casados", explicó.

El fracaso del proceso adoptivo en el Congo provocó ayer un enfrentamiento entre los partidos políticos catalanes. CiU y ERC, que defendieron la actitud de ADIC, aseguraron que la entidad realizó los trámites correctamente, y que fue la embajada española quien dificultó ambos procesos. Además, también pidieron la reprobación de la consejera.

Socialistas e Iniciativa Verds, ambos en el gobierno, defendieron a Figueras y acusaron a las formaciones nacionalistas de utilizar el fiasco del Congo con fines electoralistas. El Partido Popular coincidió con las posiciones de PSC e ICV. Su portavoz, Francesc Vendrell, afirmó que este hecho "no es un problema de competencias, sino de incompetencia".

ADIC tiene en el Congo dos casas de acogida donde residen aproximadamente una decena de niños, que no serán los que adopten las familias. "Si sacamos los niños del orfanato antes de tener el beneplácito de la Generalitat fue para velar por su bienestar", aseguró Anna Solé, presidenta de la entidad tramitante.

El Ministerio de Asuntos Exteriores precisó, por su parte, que la embajada recabará información sobre la situación de los menores ya asignados y asesorará a las familias para que completen la documentación que les falta, según una portavoz. "Se tendrá en cuenta el interés superior del niño y se hará lo posible para no cerrar la adopción", añadió.

Exteriores estima que el embrollo creado por la actuación de ADIC es "excepcional" y reitera que los métodos de esta entidad no eran adecuados, "al omitir a las familias información y hacerles creer que todo era más fácil".

David Casals
El País

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 4:22 p. m. | Permalink |


0 Comments: