lunes, 20 de julio de 2009
La crisis hiela el ansia de paternidad en Galicia


Las solicitudes de adopción pasaron de 509 registradas en 2007 a 344 el pasado año

La crisis económica y las nuevas restricciones de algunos países han provocado que los gallegos que deciden iniciar los trámites de una adopción internacional desciendan un 32,4% en el último año. Las solicitudes llegadas a la Xunta para hacerse con la tutela de un menor extranjero pasaron de 509 en 2007 a 344 en 2008, según la Consellería de Benestar. Además, los últimos datos de la Xunta revelan que el pasado año también hubo menos adopciones confirmadas: se pasó de 231 a 175.

"La actual situación económica ha influido bastante en que cada vez se anime menos gente a adoptar a un niño de otro país porque es un proceso muy caro. En mi caso, adoptar en Colombia me supuso entre 7.000 y 9.000 euros y no es de los casos más costosos", señala la vocal de la Asociación Gallega de Ayuda a la Adopción Manaia, Marian Simón, quien añade: "Los padres que ya tenían solicitada la adopción llevan años ahorrando, pero es normal que haya menos solicitudes porque en Galicia no tenemos ninguna ayuda económica para realizar estos trámites. Otras comunidades como Castilla y León ofrecen hasta 10.000 euros".

Pese a que la adopción internacional es totalmente gratuita, los padres que se deciden por esta opción terminan haciendo frente a numerosos gastos: desde los traslados y la estancia en el país de origen del menor –"hay quien tiene que estar allí durante un mes", señala Simón–, hasta el coste de los abogados que tramitan la gestión o especialistas que les acompañan en los viajes para asesorar a las familias.

Otro de los motivos para que menos gallegos se decidan adoptar son los requisitos cada vez más estrictos de algunos países. Uno de ellos es China, donde desde 2007 no pueden adoptar los solteros, homosexuales, obesos o mayores de 50 años. Esto provoca que la demanda de los progenitores gallegos se oriente hacia nuevos países. "Las familias suelen decantarse por lugares donde los trámites sean más ágiles y más económicos", señala Marian Simone.

Por ello, Etiopía es ahora el país del que más niños llegan a Galicia para ser adoptados. Más de la mitad de las preasignaciones que la Xunta confirmó durante el 2008, 98, eran de este país africano. A Coruña es la provincia en la que más padres adoptaron a pequeños procedentes de Etiopía con un total de 50, seguida de Pontevedra (41), Ourense (4) y Lugo (3). Sin embargo, esta tendencia puede frenarse ante las irregularidades detectadas en algunos de estos procesos de adopción. "Etiopía no ha firmado el tratado de la Haya y por eso, desde la asociación somos muy cautos con las adopciones en este país porque no está muy claro que el proceso sea totalmente legal", indican desde Manaia.

Pese a las restricciones, China ocupó el segundo lugar en número de adopciones durante el pasado año con 28. De ellas, doce tuvieron lugar en Pontevedra, once en A Coruña, cuatro en Ourense y una en Lugo. El tercer país más demandado por los padres gallegos es Colombia: A Coruña (10), Pontevedra (5), Lugo (2) y Colombia (1).

A continuación, aunque a gran distancia de los tres primeros, los países latinoamericanos son las naciones de origen de la mayor parte de los menores que llegan a Galicia en adopción: Brasil (seis durante el pasado año), dos en México y y uno en Bolivia, Costa Rica, Honduras y Panamá. Además, los servicios de la Xunta confirmaron la adopción de otros cinco menores de Rusia, cuatro de Ucrania, tres de Filipinas, dos de Hungría y uno de Bulgaria y Senegal, respectivamente.

La adopción internacional es mayoritaria en la comunidad gallega y A Coruña reúne casi la mitad de las adopciones realizadas durante el 2008. Con 81 familias a las que se les preasignó un menor lidera la clasificación autonómica, seguida de Pontevedra (72), Lugo (12) y Ourense (10), según los últimos datos facilitados por la Consellería de Benestar. Unas cifras que revelan que, a nivel global, las adopciones concedidas bajaron en un año. Los coruñeses a los que se les preasignó un menor pasaron de 94 a 81, en Pontevedra se registraron 24 casos menos, en Lugo, once menos y en la provincia de Ourense la cifra se redujo a la mitad.

Ana Ramil
FarodeVigo.es




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:55 a. m. | Permalink |


0 Comments: