miércoles, 3 de enero de 2007
Proceso completo de adopción de Kyle, hijo de Concha




Hoy os traemos la ponencia que Concha tenía preparada para las "Primeras Jornadas de atención al niño procedente de Adopción Internacional" del pasado mes de Diciembre. Muchos de nosotros ya conocemos perfectamente la historia que vivió junto a su hijo Kyle, incluso ya escribió sobre ello en Tulay hace algunos meses, pero creo que ahora la historia está mucho más completa y madurada. Espero que disfrutéis como yo lo hago cada vez que la releo.


El camino de la adopción no es un camino fácil, para una familia monoparental es mucho mas difícil pues hay muchos países que no nos aceptan como familias validas para sus niños. Después de investigar mucho y de ponerme en contacto con una familia que ya tenía a su hija en casa, me decidi por Haití.

Presenté mi solicitud de Adopción Internacional en Noviembre del 2003. La solicitud inicial fue para un menor nacido en Haití, pero tuve que cambiar de pais unos días antes de que comenzaran mis entrevistas con la psicóloga y la trabajadora social, que elaboraron mi Certificado de Idoneidad, por problemas con el país.

El cambio fue para Filipinas, un país con el que España firmó Tratado a finales del 2002 pero que lleva trabajando la adopción internacional con USA, Canadá y Australia desde hace mas de 20 años. No habían llegado menores a España, pero había ya algunos expedientes aprobados en Manila. La adopción no es plena hasta que se realizan tres seguimientos, uno cada dos meses, después de la llegada del menor. Después hay que legalizar la adopcion en España. La estancia en Filipinas es de una semana.



Como la mayoría de familias que iniciamos nuestra maternidad o paternidad a través de la adopción, no sabía muy bien donde me estaba metiendo.

Las entrevistas empezaron y después de las experiencias que había leído, no me parecieron tan duras y en ningún momento me sentí intimidada. Me he acordado muchas veces de las cosas que en esas entrevistas se hablaron y vistas ahora con la perspectiva que da el tiempo, creo que son necesarios todos los consejos que te dan y todas las reflexiones que te obligan a tener en cuenta.

Durante las entrevistas me puse en contacto con familias españolas que ya tenían el expediente aprobado y con familias americanas y australianas. De ellas aprendí muchisimo sobre el programa de adopciones filipino, representado por el ICAB y empecé a reunir la documentación del expediente. En Filipinas se puede adoptar por Protocolo Público (`por libre) y yo tenía claro que no quería utilizar una ECAI, asi que la ayuda de las familias que ya tenían el expediente en Manila fue de gran ayuda para mí.

En la ultima entrevista, la psicóloga me dijo que no tenía porque tener problemas para conseguir un Certificado de Idoneidad positivo y me atreví a enseñarle uno de los documentos que tenía que cumplimentar para el expediente. Era el Cheklist, una lista de 100 tipologías físicas y psíquicas que tienes que aceptar o rechazar de un menor. Lo que en otros países es solicitar un menor “sano”, de X edad, en Filipinas es algo más complicado.

La psicóloga me dijo nada más verlo que tenían mucha informacion de la familia biológica y quieren asegurarse que aceptes todos los antecedentes del menor. Después me describió una a una las tipologías de un huérfano “sano”, acepté todo lo que mi futuro hijo no tenía porque heredar de su familia biológica y las 100 tipologias se quedaron en 34 , que yo aceptaría de un menor. Mi hijo es el resultado de TODO lo que yo aceptaba de él. Ya en esos momentos era consciente de donde me estaba metiendo, mi hijo tendría unos 4 años y sería fruto de una familia desestructurada con un posible embarazo de riesgo de su madre biológica y solo pedía que estuviera protegido allá donde estuviera.




Conseguí mandar mi expediente, después de darme cuenta de que en Asuntos Sociales de mi Comunidad, no tenian ni idea del proceso filipino y se escudaban en que era el primer expediente que salía de la Comunidad para Filipinas. El expediente salió de Leon en Mayo y no llego a Manila hasta mediados de Junio. El centro de adopciones tarda como máximo dos meses en aprobar el expediente. Pasaban los meses y nada, después de llamar y llamar a Valladolid, descubro en Octubre que mi expediente está aprobado con fecha 13 de Agosto. La excusa que me dieron es que la única persona que sabe inglés estaba de baja.

Con el expediente aprobado me preparé a esperar pacientemente. Siendo monoparental como minimo seria un año, siendo muy positiva. Me equivoqué.... el 24 de Noviembre del 2004 dejaron desde la Gerencia de Valladolid un mensaje en mi contestador.

LOS milagros existen, los milagros existen, me repetía mientras escuchaba en el contestador:

“....le llamamos de la Gerencia de Asuntos Sociales de Valladolid para comunicarle que tiene la asignación de un niño filipino......”

Tenía que ser un milagro, solo tres meses de espera y siendo monoparental... tenía que ser un milagro. Al día siguiente, camino de Valladolid, llamé a la Gerencia, era un niño nacido en Febrero del 2001 y no me podían decir nada más por teléfono, media hora después entraba en la Gerencia.

Yo siempre digo que “parí” a Kyle una fría mañana de niebla en Valladolid, allí estaba el informe, que elaboró con todo su cariño Alice Tan, la social worker del Asilo de la Milagrosa. Dos folios explicando las condiciones de su nacimiento, lo que pesó, como era cuando llegó al Asilo con dos días, como fue creciendo... Kyle es exactamente como lo describía ese informe y yo no pude mas que enamorarme de él. Entre lágrimas llegué a la parte del informe que describía su background. ¿Cómo una historia tan triste puede tener como resultado un niño tan maravilloso?

Mi parto fue como muchos, lleno de miedo, dolor y de una alegría inmensa al saber QUIEN era ese hijo tan deseado. Yo llevaba conmigo la aceptación de la asignación en inglés y aunque en la foto que me enseñaron no se le veía la cara, sabía que para mi iba a ser el niño mas guapo del mundo. La aceptación salió para Manila ese mismo día y yo le vi la cara diez días después.

Gracias a una familia Australiana que había viajado unos meses antes por su hijo al Asilo, supe que el Asilo de la Milagrosa estaba cuidando bien de mi hijo y que tenía la posibilidad de alojarme en el Asilo cuando tuviera la invitación del ICAB para poder viajar. Dos meses después, el 28 de Enero del 2005 viajaba acompañada de una amiga a Filipinas.

Llegamos el Sábado 29 de Enero por la tarde a Manila. El domingo 30, Jimmy, un taxista al que conocieron una familia que viajó unos meses antes, nos llevó a conocer Manila, visitamos Intramuros, fuimos a un mercado a comprar pescado y nos llevó a un restaurante donde nos prepararon la sopa de pescado (“sinigan”) mas sabrosa que he comido nunca. Nos fuimos pronto a dormir, al día siguiente teníamos un vuelo a las 9 de la mañana que nos llevaría a Cebú. La directora del Asilo nos esperaba en el aeropuerto con Madam Alice (asi la llama Kyle), según la invitación del ICAB.

Lunes 31, llegamos a Cebú y allí no había nadie,.. Unos minutos de nervios y Alice entra corriendo con Sister Lourdes detrás. Me dicen que Kyle quería venir con ellas a buscarme. El viaje hasta el Asilo estuvo lleno de emoción, de risas y lágrimas. Conociendo a esas dos fantásticas mujeres ya no tenía duda de que Kyle había tenido una maravillosa familia.
Llegamos y dejamos el equipaje en las habitaciones que tienen para los invitados, cuatro habitaciones con baño y una sala común, muy, muy humildes. Una cooperante francesa también se alojaba allí, ella trabaja desde hace dos años con niños que viven en la calle en Cebú City. Subimos al piso superior donde está la nurseria y la sala de los toddlers...




... Y allí estaba Kyle. No olvidaré en mi vida el primer abrazo de mi hijo, sus risas y como se aferró con brazos y piernas a mi cuerpo.

Fuimos con Alice a un centro comercial cercano y compramos ropa y comida. Kyle dormiría desde esa noche conmigo en lo que él llama, “la casa de mami en el Asilo”. No fue una noche fácil, pero si muy especial.

Martes 1 de Febrero. La vida en el Asilo comienza a las 5 de la mañana, las campanas llaman a las Sisters a la oración y los niños empiezan a despertar. Risas y lloros y el sonido del agua de las duchas,( fría y solo durante unas horas al dia). A las 6 de la mañana toda la familia del Asilo está en misa, después los peques a jugar y los mayores al cole. Le pedimos a Sister Lourdes poder grabar en la nurseria. Kyle no quería subir y se negó a quitarse los zapatos cuando entramos en la sala de juegos. Allí pregunte quien les cortaba el pelo a los peques. Arlye, me dijeron, un niño de 12 años que lleva toda su vida allí. Después de jugar con los más pequeños, fuimos al centro comercial, compré una máquina, unas tijeras, peines y todo lo necesario para montar una peluquería ambulante. Creo que no os lo he contado ,pero soy peluquera. En un curso acelerado enseñé a Arlye diferentes maneras de cortar el pelo, la verdad es que lo hace muy bien,ja,ja. Entre los dos le cortamos el pelo a toda la nurseria, una excusa más para poder vivir un poco de la vida de esos peques. Esa noche fue mucho mejor y pudimos dormir algo.

Miercoles 2 de Febrero. El Asilo nos tiene preparado un tour por Cebú. En la furgoneta del Asilo recorremos Lapu-Lapu, visitamos la basílica del Santo Niño donde encendemos unas candelas, un templo Taoísta, comemos y vamos a una playa fantástica donde descubro que es la primera vez que Kyle ve el mar. Cansados, llegamos al Asilo, en unas horas será la fiesta de despedida. Aprovecho para entregarles a las Sisters una maleta que llevamos con material escolar y globos y chuches para la celebración.

La fiesta incluía varias coreografías de los niños del Asilo y la entrega simbólica a las familias de los niños que dejaban ese dia el Asilo. Kyle de 4 años, Genelyn de 6, que se iba a Australia, y una niña de 11 que había pasado un verano con una familia americana, padres de una niña china de 12, que la habían adoptado. A todos nos entregaron un álbum de fotos. Yo tengo fotos de Kyle desde que tenia dos dias, allí está su primera sonrisa, su primer biberón, sus primeros pasos, sus amiguitos. Sus cuatro añitos reunidos con mucho cariño por su familia del Asilo, al final del album una poesía que habla de sus dos madres, fui incapaz de leerlo hasta que estuvimos en casa. La sister más joven me pidió que fuera al día siguiente, cumpleaños de Kyle, a la misa.

Jueves 3 de Febrero. A las 6 de la mañana, entro en la Iglesia de la Milagrosa de la mano de la Sister. No soy una persona de lágrima fácil, pero las lágrimas no dejaron de brotar durante todo el oficio mientras la Sister sujetaba mi mano. La Milagrosa sabe que yo no me olvidaré nunca del Asilo y trataré que mi hijo se sienta muy orgulloso de la familia que lo cuidó y quiso durante sus primeros cuatro años. Cuando llegué a la habitación, todos los niños de la nurseria,los toddlers y los cuidadores le estaban cantando “happy birthday“ a Kyle, parte de ellos nos acompañaría al aeropuerto.

La salida de un niño del Asilo es una alegría inmensa para las Sisters y Alice. Ellas cuidan de muchos niños que no serán nunca adoptados porque sus familias biológicas esperan un día poder ir a recogerlos, pero eso es algo que ellas saben que no ocurre muy amenudo.

A las 9 de la mañana dejamos el Asilo. Abrazos, lagrimas y risas, ese dia un amiguito de Kyle había conseguido sus papeles, podía ser adoptado, pero ya tenia 6 añitos y la familia del Asilo sabía que no iba ser fácil encontrar la familia adecuada para él. Con su mirada en mi corazón, como representante de todos los demás dejamos atrás el Asilo, con la promesa de volver un día para ver a la que es nuestra familia en Filipinas.

Cuando llegamos a Manila, Jimmy nos llevó a la Embajada. Allí estaba Gina Escalante, la social worker que por esas fechas llevaba los expedientes españoles en el ICAB. Solucionamos el papeleo y quedamos con ella para el día siguiente en que visitaríamos el ICAB.

Cuando llegamos al hotel, teníamos una nota del tito Roel, un empleado del hotel de Manila, él y su mujer querían conocer a Kyle y cenamos juntos, hablamos de Filipinas, de la vida, de cómo las personas podemos estar tan lejos y tan cerca a la vez.



Viernes 4 de Febrero. Vamos al ICAB, la directora está de viaje pero podemos hablar mas de una hora con Gina. A la pregunta ¿Cómo fue tan rápida mi asignación? la respuesta fue:

"Concha, tu solicitabas un niño de los que SÍ tenemos".

Hablamos mucho sobre el Check-list, de monoparentales y cuando me confirmó que Kyle era la segunda asignación, me dijo que hacía unos días, habían mandado la tercera asignación para una familia de Girona, la familia que presentó el primer expediente en Filipinas en Noviembre del 2003. Nada mas salir del ICAB y sin pensar en la hora que era en España, llamé a la familia. En Mayo de ese año fueron a buscar al benjamín de la familia a Manila y ahora tiene papá, mamá y una hermana nacida en India y otra nacida en China.

Por la tarde Jimmy y Ada, la amiga que viajó conmigo pero que se quedaba unas semanas más de vacaciones, nos fueron a despedir al aeropuerto.

Llegamos el domingo 6 de Febrero a Madrid donde nos esperaba parte de la familia y amigos, nos quedaban más de tres horas hasta El Bierzo, donde está nuestra casa.

Han pasado casi dos años, Kyle pasó los tres seguimientos, la Gerencia tardó más de 9 meses en mandar el primer seguimiento. Mi hijo ya no es filipino desde Enero del 2006 y estamos esperando la Sentencia española para poder inscribirlo en el Juzgado con sus nuevos apellidos. De momento y desde que llegó tiene una tarjeta sanitaria como un "sin recursos" y una tarjeta de extranjeria como un inmigrante con su nombre filipino.

Ahora empieza a colocar las piezas del puzle de su vida, sabe que su mamá filipina, la que lo llevó en su barriga estaba muy malita y lo llevó al Asilo para que Madam Alice encontrara una mamá que si lo pudiera cuidar. Un día me dijo que a él le hubiera gustado estar en mi barriga. Le he explicado que aunque no ha sido así, yo soy su mamá y lo querré y cuidare SIEMPRE.
Me dice muy amenudo :¡soy tan feliz! Se siente seguro y toda la famlia esta encantada con el. Su profesora lo describe como un niño inteligente, con actitudes más adultas que el resto de sus compañeros, protector con sus compañeros mas débiles y un niño muy estimulado afectivamente.

Llevo desde Noviembre del 2003 aprendiendo del programa de adopciones filipino, y todas las familias con las que estoy en contacto están de acuerdo en que el ICAB realmente busca la familia adecuada para cada uno de sus niños.

- ¿Volvería a adoptar?

Sí,entre otras cosas porque creo que sería el mejor regalo que le puedo hacer a mi hijo.

-¿Volvería a adoptar en Filipinas?

Sí, no puedo imaginar, que si fuera posible, mi segundo hijo estuviera en otro pais.

- ¿Volvería a adoptar un niño “mayor”?

Sí, y lo haria con menos miedo que la primera vez y con la misma o más ilusionque que la primera vez.

Ser la madre de mi hijo es el mejor regalo que me ha hecho la vida, y poder conocer el orfananto donde lo habían cuidado y ver a todos los niños, pequeños y mayores que allí cuidan ,ha sido la experiencia vital mas enrriquecedora que he vivido.

Concha

Etiquetas: ,

 

Enrique Campoamor a las 10:47 a. m. | Permalink |


1 Comments:


At 9:12 p. m., Blogger María Rosa

Hola, he leido tu historia de la adopcion de tu hijo y es muy gratificante , enhorabuena.
Nosotros estamos iniciando el tramite obtener la idoneidad, tenemos dos niñas de 10 y 3,5 años biologicas y queremos ampliar la familia, estamos muy ilusionados y conocer tu relato nos acerca mas a nuestro futuro hijo y nos ayuda a saber detalles que tendremos que pasar, gracias.