domingo, 11 de febrero de 2007
La Ley de Adopción Internacional ofrecerá más garantías jurídicas a padres y menores
El anteproyecto, aprobado hoy en Consejo de Ministros, disipará “las dudas y reticencias” de muchas parejas

El Gobierno ha aprobado hoy el anteproyecto de ley sobre adopción internacional que disipará “las dudas y reticencias” de muchas parejas a la hora de adoptar y que ofrecerá mayores garantías jurídicas a los padres y a los menores. Según ha explicado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la actual legislación en esta materia es dispersa y carece de una cierta solidez jurídica”.

Acompañada del ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, que hoy se ha despedido del Gobierno, la vicepresidenta ha recalcado que el proyecto ofrece dos garantías. Una, es que las adopciones sólo serán efectivas si han sido válidamente constituidas y respetan unos umbrales mínimos de seguridad jurídica. La segunda es que impulsará la coordinación de la legislación española e internacional. En este sentido, Fernández de la Vega ha recordado que España es el país del mundo con mayor número de adopciones internacionales, en proporción a su población. En 2005 se registraron 5.423 adopciones, el 12,3% de las adopciones internacionales por cada 100.000 habitantes.

El texto pretende dar más garantías a las familias y a los menores, así como que la adopción de menores extranjeros en España sea válida tanto en nuestro país como en el de residencia habitual y nacionalidad del niño adoptado.

En cuanto a la tramitación de una adopción de menores en otro país, no podrá iniciarse cuando allí haya un conflicto bélico o desastre natural, ni cuando no exista una autoridad específica que controle y garantice la adopción.

López Aguilar ha subrayado que se trata de la “puesta en hora de la legislación” sobre esta materia ya que la nueva ley intenta “integrar en un cuerpo legal único una normativa muy dispersa” y homologarla con la normativa internacional vigente. También ha dicho que, entre otras novedades, las personas que alcancen la mayoría de edad, tendrán derecho de acceso a los datos de sus orígenes.

La ley pretende que en las adopciones internacionales prevalezca siempre el interés superior del niño y el respeto por sus derechos para evitar “la sustracción, venta o tráfico de menores y su discriminación por razón de nacimiento, nacionalidad, raza, sexo, deficiencia, enfermedad, religión, lengua, cultura, opinión o cualquier otra circunstancia personal, familiar o social”.

Agencia EFE
09/02/2007


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 1:00 p. m. | Permalink |


0 Comments: