martes, 1 de julio de 2008
El Gobierno vasco aprueba el decreto sobre adopciones




La diferencia máxima de edad entre los padres y el menor será de 44 años

El Gobierno vasco aprobó el decreto que regulará las adopciones en Euskadi, que se tramitan a través de las tres diputaciones. La norma establecerá el procedimiento que deberán aplicar las instituciones forales en cuestiones como la idoneidad de las personas que quieren acogerse a este sistema, los pasos que han de seguir antes, durante y después de la adopción del niño, y los límites de edad que los funcionarios les exigirán para poner en marcha los papeles.

El Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales ya ha anunciado que el decreto mantendrá dos condiciones que ya existían: que el solicitante sea mayor de 25 años y que tenga, como mínimo, catorce más que el menor. No obstante el decreto cambiará la diferencia máxima de edad, que pasará de los 42 años actuales a 44, tomándose como referencia al miembro más joven de la pareja adoptiva. Por otra parte, desaparecerá el tope de 50 años para adoptar.

Actualmente, ya existe otro decreto sobre esta cuestión, pero se centra en las entidades que se encargan de gestionar la adopción. En cambio, la nueva norma determina las condiciones que deben reunir los padres. En este sentido, el Gobierno vasco ha explicado que al elevarse la diferencia máxima de edad entre padres e hijo se pretende propiciar que este último tenga al menos 18 años cuando los progenitores lleguen a la jubilación.


«Límite excluyente»

En su día, los socialistas se opusieron a la pretensión de establecer 44 años de diferencia máxima y presentaron una propuesta en el Parlamento vasco a favor de que tal circunstancia no se convierta en un «límite excluyente». La iniciativa no prosperó, porque los grupos del tripartito -PNV, EA y Ezker Batua- y el PP sumaron sus votos para aprobar una enmienda que contemplaba la creación de «rangos de edad». En opinión de esas formaciones, la medida serviría para garantizar «las condiciones de vida del menor».

El PSE rechazó ese argumento y aseguró que si los 44 años de diferencia máxima se plasmaban finalmente en el decreto, presentaría un recurso en los tribunales, pues, desde su punto de vista, conculcaría «el principio de igualdad».

Actualmente, residen en Euskadi unos 3.000 niños adoptados. Cada año se formalizan algo más de 300 adopciones, de las cuales más del 90% corresponde a niños extranjeros. Cuatro de cada cinco menores no pasan de los 6 años y, la gran mayoría, procede de China, Rusia y Ucrania.

ElCorreoDigital.com



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:25 a. m. | Permalink |


0 Comments: