viernes, 25 de noviembre de 2011
¡Tú si que vales!


Hoy os traigo un vídeo que os va a hacer echar más de una y más de dos lágrimas. Es la historia de un chico coreano que se presenta al concurso "Tú si que vales" de aquel país.

Como veréis es un chico muy tímido y retraído. Una de las jueces del concurso le empieza a preguntar cosas sobre su vida y se extraña de que el apartado sobre su familia estuviera en blanco. Más o menos esta es la historia que cuenta el chico y que aparece subtitulado en inglés: 

- Me llamo Sung-bong y tengo 22 años. Me han ocurrido cosas muy difíciles de explicar. No me siento cómodo afrontando este reto del concurso. Deseo ser una persona normal. No canto muy bien, pero cuando estoy interpretando, me siento una persona diferente.

En el escenario...

* ¿Cuéntanos acerca de tu vida? 
 - Me llamo Sung-bong y tengo 22 años y trabajo como obrero. 

* Veo en tu solicitud que has dejado el apartado de tu familia en blanco... 
- Me abandonaron en un orfanato cuando tenía tres años y cuando tenía cinco me escapé de aquel centro porque me pegaban. 

* Y ¿cómo has vivido desde aquel momento? (pregunta otro miembro del jurado) 
- Vendía chicles y bebidas en la calle. Así estuve unos 10 años. 

* ¿Estabas con alguien durante todos esos años? 
- No, estaba solo. 

* Así que ¿viviste sólo desde los 5 años? 
- Si... viví en la calle unos 10 años. Dormí en las escaleras de unos lavabos públicos durante 10 años. 

* ¿Fuiste al colegio? 
- No. Me presenté por libre a unos exámenes y el Instituto fue el primer colegío que pisé. 

* Eres increíble... ¿Vas a cantarnos algo? 
- Si 

* ¿Te gusta cantar? 
- Más que decir que "canto porque me gusta", diría que canto porque fue lo primero que me gustó hacer durante mi etapa de vivir en la calle. No soy un buen cantante, pero a mí me gusta. 

* Adelante,déjanos oír como cantas.




(Tras terminar de cantar la conversación continúa) 

* Me gustaría darte un abrazo le dice un miembro del jurado. 

* Otro miembro del jurado le pregunta porqué canta 
 - Cuando era un crío, me ocurrieron cosas muy malas, fui vendido a una persona... una noche cuando vendía chicles en un club nocturno, vi a un cantante actuar en el escenario. Me fascinó como cantaba. Desde ese día comencé a cantar. 

* Entonces, ¿te gustaría ser cantante? 
- Si 

* Creo que tienes un instrumento maravilloso dentro de ti. ¿Has ido a clases de canto? 
- Iría a clases de canto si tuviera la oportunidad, pero hasta ahora sólo he escuchado y practicado solo. 

* No importa como termines este concurso, a mi me gustaría echarte una mano y proporcionarte clases de canto. ¡Gracias por tu actuación! 

* (Otro jurado)... Creo que has realizado una excelente actuación teniendo en cuenta cómo ha reaccionado el público. Has hecho un gran trabajo. 

* Ok, vamos a tomar una decisión. ¡Tú si que vales! Enhorabuena, pasas a la siguiente fase. 

Detrás del escenario, otro presentador le dice: 

* Ahora vas a tener miles de fans. Si das lo mejor de ti en este concurso, toda Corea (50 millones) aclamarán tu nombre. Y si trabajas realmente duro, 6.500 millones de personas se harán fan tuyo. ¡Nunca vuelvas a pensar que estás solo! Has hecho un gran trabajo. 

Estamos orgullosos de ti. .... A pesar de esa vida tan dura, luchó por lo que quería, y eso es difícil de encontrar incluso entre los artistas que triunfan. Su voz tiene una magia que atrae a los que le escuchan. estoy encantada de haberle conocido. Sólo deseo que sea feliz. 


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:38 a. m. | Permalink |


2 Comments:


At 11:03 a. m., Blogger María

bueno, Enrique, sí que has arrancado más de una lágrima y de dos.... y eso que he tomado la precaución de leer el texto y prepararme....

Saludos, María

 

At 12:38 p. m., Blogger Redacción Tulay

Con estas cosas te das cuenta de lo afortunado que eres.

Un abrazo,

Enrique