lunes, 23 de abril de 2012
Más ayuda para familias adoptantes catalanas


El Instituto catalán de Acogida y Adopción refuerza sus servicios para evitar que los niños adoptados sean devueltos

El Instituto Catalán de Acogida y Adopción (ICAA) ha reforzado sus servicios para mejorar la atención a las familias que adoptan niños. Por un lado, mejorará las ayudas que ofrece a las parejas una vez finalizado todo el proceso de adopción (sobre todo, en casos de adolescentes conflictivos) y, por otro, espaciará los cursos de preparación a la adopción para que la decisión sea «más tranquila y reflexiva».

«En ningún caso se trata de poner más dificultades a la adopción, sino de reforzar los mecanismos de reflexión y posteriormente de ayuda a las familias adoptantes que, a veces, se encuentran con problemas con sus hijos y se piensan que es porque es adoptado cuando en realidad es un problema de adolescencia», explicó el consejero de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries.


Servicio gratuito

Con estos objetivos, el ICAA está reforzando el servicio de atención tras la adopción para «orientar, asesorar e intervenir ante los retos que plantea la educación e integración de los menores en el seno de su familia adoptiva». Este servicio, al que están dando un nuevo impulso, es gratuito y está constituido por un equipo multidisciplinar de psicólogos, pedagogos y trabajadores sociales con experiencia en adopciones.

Esta es una de las medidas que pretende ayudar a que no se produzcan casos de renuncia a los menores adoptados, cosa que sucede en un porcentaje bajísimo ya que únicamente 72 menores, la mayoría de más de 10 años, han sido abandonados o devueltos por sus padres adoptivos en Cataluña desde el año 2000, periodo en el que se han producido más de 12.000 adopciones.

Se intenta sobre todo reforzar el trabajo con las familias que ya han hecho una adopción o acogida, especialmente a las que ya tienen a los menores llegando a la adolescencia. «Tenemos que prestar mucho apoyo a estas familias, sobre todo cuando sus hijos llegan a la adolescencia, porque muchas veces hay problemas que aparecen que la gente se piensa que es porque es un niño adoptado, pero en realidad aparecen porque es un adolescente», según Cleries.

Para reforzar el compromiso de las personas que adoptan y al mismo tiempo ayudarles en su decisión, la formación que antes se impartía «de forma comprimida» a los padres aspirantes para ver su idoneidad —en una tarde de viernes y un sábado—, ahora «la espaciaremos más en el tiempo y se hará en cuatro tardes de viernes repartidas».





Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:58 a. m. | Permalink |


0 Comments: