lunes, 4 de diciembre de 2006
Filipinas busca a centenares de víctimas del tifón Durian



Las víctimas del tifón Durian, que provocó el jueves un gigantesco deslizamiento de barro y cenizas volcánicas en la provincia oriental filipina de Albay, ascienden a más de 1.000, entre muertos y desaparecidos. Las autoridades de protección civil aseguran que hay 425 muertos y 599 desaparecidos y que más de un millón de personas se han visto afectadas por las inundaciones.

La presidenta Gloria Macapagal Arroyo declaró ayer que el paso del tifón ha supuesto una "catástrofe nacional". Arroyo destinó 15 millones de euros para la reconstrucción del área afectada.

Entre las zonas de Albay (350 kilómetros al sureste de Manila) más afectadas por el tifón, se encuentra la pequeña localidad de Padang, que ha quedado enterrada en una masa de barro y cenizas cercana al volcán Mayón. En las tareas de rescate participan equipos del Ejército y de la Policía Nacional. Supervivientes de la riada de barro que sepultó Padang -que contaba antes del desastre con 1.400 habitantes- aseguran que quedan todavía muchas personas bajo la masa de lodo que anegó barriadas enteras de la localidad. Las cinco horas de furia del Durian provocaron además inundaciones en numerosos pueblos de Albay y de las provincias vecinas, que interrumpieron el suministro de electricidad y las comunicaciones por tierra, y dejaron a unas 800.000 personas sin hogar.

"Poco a poco la ayuda está llegando a las zonas de más difícil acceso a causa de las inundaciones y desprendimientos", dijo el gobernador de Albay, Fernando González. Destacó, sin embargo, que "la situación empeora en el sentido de que las provisiones se están agotando. Necesitamos más alimentos y ropas para los damnificados". González agregó que sigue sin suministro eléctrico toda la provincia, donde el alud de barro sepultó al menos seis aldeas colindantes con el volcán Mayón.

La catástrofe natural ha movido a la comunidad internacional. Un equipo de bomberos españoles con perros adiestrados y una tonelada de ayuda de urgencia, que incluye medicinas y un hospital de campaña, llegó ayer a Albay. Además, la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) comprará en Manila alimentos y agua por valor de 156.000 euros. Según el secretario general de la AECI, Juan Pablo de Laiglesia, hoy saldrá con destino a Filipinas un avión de la Fuerza Aérea Española con una carga humanitaria centrada en la atención a las necesidades de agua potable y de cuidados sanitarios, que incluye "una depuradora para potabilizar y distribuir agua y un hospital de campaña y kits médicos para atender a una población de 10.000 personas durante tres meses". Laiglesia señaló que la situación requiere "mucho apoyo externo".

Última hora:

Ascienden a 1.024 los muertos y desaparecidos en Filipinas por el tifón Durian

El número de los muertos y desaparecidos causados por el tifón Durian a su paso por el este de Filipinas ya ha alcanzado los 1.049, según el último parte emitido hoy por la Oficina de Protección Civil (OCD). La agencia estatal ha señalado que los servicios de rescate han recuperado 450 cuerpos sin vida. Gran parte de las víctimas se produjeron en la provincia de Albay, a unos 350 kilómetros al sureste de Manila, donde el jueves pasado una riada de barro enterró al menos diez aldeas.


El Consejo Coordinador de Desastres Naturales, la agencia estatal que canaliza todas las informaciones sobre este desastre, confirmaba al mediodía local de hoy 450 muertos, 599 desaparecidos, 507 heridos, 4.222 evacuados y 1.094.218 afectados.

Las autoridades y equipos de salvamento desplegados en Albay han perdido toda esperanza de encontrar supervivientes cuatro días después del paso del tifón. "Sería un milagro encontrar supervivientes", dijo hoy Gerry Jaucian, alcalde de Daraga, una de las poblaciones arrasadas por el tifón. La perspectiva de hallar supervivientes se ha reducido porque el agua arrojada por el Durian impidió la formación de bolsas de aire en las casas y edificios hundidos bajo tierra.

"La mayoría de las víctimas fallecieron ahogadas, ahogadas entre el agua y el lodo, materiales que eliminan posibles bolsas de aire", ha explicado la médico Carmen de Andrés, uno de los tres miembros de la ONG Salvamento Ayuda-Rescate España que operan en Albay desde el domingo.

Según la OCD, el tifón, el cuarto que azotó el archipiélago filipino en los últimos tres meses, ha afectado a 13 provincias. Debido al creciente número de víctimas, la presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo, declaró ayer el estado de calamidad nacional, lo que facilitará el desembolso de fondos para financiar las operaciones de salvamento y la recuperación de las zonas afectadas.

Agencia EFE

Etiquetas: ,

 

Enrique Campoamor a las 3:21 p. m. | Permalink |


0 Comments: