miércoles, 20 de junio de 2007
La Ley de Adopción Internacional se queda "corta" para los afectados



En España se realizan unas 6.000 adopciones internacionales al año a razón de 12,3 por cada 100.000 habitantes, la tasa más alta del mundo

La nueva Ley de Adopción Internacional aprobada este viernes por el Consejo de Ministros genera “expectativas moderadas” en diversas asociaciones colaboradoras de adopción mundial, por entender que deja “vacíos legales” y sólo unifica legislación vigente dispersa, según fuentes consultadas por Diarioadn.com.

La ley establece unos criterios comunes en materia de adopción para todas las comunidades autónomas, prohíbe tramitar adopciones en países en conflicto o que sufren un desastre natural, fija el derecho de los menores adoptados a conocer información sobre su origen biológico cuando alcancen la mayoría de edad y la conversión de las adopciones simples en adopciones plenas, entre otros aspectos. Además, modifica varios artículos del Código Civil para que los nietos de españoles nacidos en el extranjero adquieran la nacionalidad española, eliminando el requisito del nacimiento en territorio español de los padres.

Un mar de dudas

La Ley de Adopción Internacional busca dar más garantías a las familias y a los menores, así como que la adopción de niños extranjeros en España sea válida tanto en el país como en el de origen del menor adoptado. A su vez, regula de manera uniforme los procesos de adopción por parte de españoles en el extranjero, ya que en el presente cada comunidad autónoma aplica su propia legislación en esta materia.

Sin embargo, dirigentes de asociaciones colaboradoras de adopción internacional opinan que la única novedad que incorpora la norma es esa “unidad de criterio”, y “poca cosa más”. Destacan que su actividad pasará a ser la mediación en los procesos de adopción, mientras las autoridades públicas recibirán y procesarán las solicitudes. Un dato: en 2005 se efectuaron en España 5.423 adopciones internacionales.

El presidente de ADECOP, Miguel Góngora, dijo recibir con “cautela” esta novedad legislativa. Aseguró que la norma “es un rejunte de leyes” y regula las actividades de las entidades mediadoras de adopción (llamadas ECAI), pero no introduce “modificaciones de fondo”. Según el titular de esta entidad colaboradora de adopción internacional, “el único avance es el de la coordinación entre comunidades con una misma ECAI acreditada, que los padres deban reportar el proceso de la post-adopción del niño y, sobre todo, debatir temas que no estaban contemplados en la antigua ley”.

A su vez, el director de la ECAI Infancia y Futuro, Antonio Mercadal, coincide al opinar que “esta ley no aporta mucho” y “hasta podría entrar en contradicción con las normas de cada autonomía”, por dejar “vacíos de dudosa interpretación” que podrían originar conflictos de competencias en algunas comunidades.

Sin embargo, Mercadal aprobó la iniciativa de reglamentar “una norma orgánica uniforme”, para establecer “principios básicos” en toda España. También celebró la incorporación de un “criterio más riguroso de idoneidad” para adoptar en el país. Según Infancia y Futuro, España tiene la proporción más baja de denegaciones de idoneidad a las familias en Europa y existen unas 10.000 solicitudes de adopción por año.

Mercadal destacó el hecho de que el país “empiece a acumular experiencia y sensibilidad” sobre la adopción. “Aquí se ha seguido la filosofía demagógica según la cual todo niño vive mejor con una familia española que en un orfanato de su país de origen. Esto no es así en los hechos. Y la adopción no es una acción de solidaridad”, afirmó.

De todos modos, calificó la nueva regulación de “poco ambiciosa”, por considerar que la defensa de los derechos del niño se ve acotada.

La adopción en cifras

En España se realizan unas 6.000 adopciones internacionales al año a razón de 12,3 por cada 100.000 habitantes, la tasa más alta del mundo. Esta cifra es aún mayor en Cataluña, donde se sitúa en 22 niños adoptados por cada 100.000 habitantes, el doble de Dinamarca y Suecia y cuatro veces más que en Francia.

El país preferido por los españoles para adoptar es China (2.753), seguido de la Federación Rusa (1.262), Ucrania (394), Colombia (240) y Etiopía (227) según las últimas estadísticas del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, correspondientes al periodo 2001-2005. El total de niños adoptados de otros países en ese periodo fue de 21.968 (5.423 en 2005).

En la Comunidad de Madrid los menores adoptados en 2006 tenían principalmente de 0 a 3 años (76%), mientras que el 18% tenía de 4 a 6 años, 7 a 11 años un 5% y sólo un 1% de 12 a 17 años. En cuanto al sexo, tres de cada cuatro menores adoptados fueron niñas, frente a un cuarto de niños. Las personas adoptantes suelen ser parejas en el 88% de los casos, sólo el 12% son monoparentales, tienen una media de edad de 41,3 años y en un 20% ya tienen hijos anteriores.

DiarioAdn.com

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:34 a. m. | Permalink |


0 Comments: