martes, 18 de diciembre de 2007
Navidades diferentes



Los Mago-Mateo celebran el fin de año regalándose abrazos



Carolina Mateo, de Filipinas, vive con dos hijos de su segundo matrimonio, Ashley y Aaron Dylan Mago. Está separada pero no por ello renuncia a las Navidades. Echa de menos el ambiente que se inhala en las calles de Manila y su buen clima. Recuerda la capital con menos luminotecnia que la de Palma, pero "se ve compensada por el parol de luz", (estrella colorida) que se distingue en todas las ventanas. "Yo no tengo un parol aquí, pero tengo el árbol lo más cerca posible de las cristaleras para que se note que es Navidad".

Nueve días antes del 25, suelen hacer una promesa o penitencia por la que acuden a rezar cada día a la iglesia.

Carolina antepone la Nochevieja al resto del calendario festivo porque "en mi país se dice que da mucha suerte empezar el año con la familia al completo". No toman uvas, aunque aquí ya han adoptado las costumbres españolas. Al sonar las campanadas, los niños saltan para crecer rápido y la gente toma la calle.

En Nochebuena rezarán una oración para bendecir la mesa y cantarán villancicos (Ang Pasco ay sumapit, en tagalo). En Palma, los niños no podrán ir tocando a las puertas para pedir una ofrenda, pero sí acudirán a la misa del Gallo.

El día 25 es el día de visitas a los familiares y cuando los pequeños reciben los regalos. El 26 no celebrarán nada, igual que el día de la epifanía del Señor, ya que no es tradición y puede que Carolina trabaje.

M.E.V.
DiariodeMallorca.es


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:53 a. m. | Permalink |


0 Comments: