lunes, 10 de marzo de 2008
Las dificultades para adoptar en China desvían las solicitudes hacia otros países




Crecen las peticiones de familias para traer niños de Etiopía Kazajistán y Filipinas, donde resuelven antes los expedientes. La demanda para China cae un 60% en un año


Cuando Javier Sánchez, secretario de la asociación Hilo Rojo, se decidió a iniciar el proceso para adoptar en China, el país asiático tardaba unos 12 meses en asignar una niña una vez llegaba allí el expediente. Eso era a mediados de mayo de 2006. Hoy, Javier aún no ha superado ese trámite y sabe que, siendo optimista, la asignación no le llegará hasta finales de este año. Los 12 meses de entonces se han más que duplicado.

Si a ello sumamos los requisitos aprobados por el país asiático a finales de 2006 en cuanto a las familias adoptantes, con criterios que establecen niveles de estudio, notables ingresos económicos y hasta determinada masa corporal, bien se puede explicar el significativo descenso que han experimentado las solicitudes para traer una niña de allí.

Los datos que maneja el Servicio de Atención al Menor (SAM) de la Junta de Andalucía no dejan lugar a dudas. Mientras que en 2006 este organismo tramitó 147 expedientes de adopción en China, en 2007, la cifra cayó a 47, lo que significa que las tramitaciones para traer un niño del país asiático se redujeron en más de un 69%.


Destinos emergentes

Frente a ello, en ese mismo periodo experimentaron un aumento considerable los expedientes en los que se optaba por menores de países como Kazajistán, que pasaron de sólo dos en 2006 a 16 el año pasado. Igual ocurrió con Etiopía (cuatro solicitudes frente a las diez de 2007), y Filipinas (siete expedientes el pasado año frente a ninguno en 2006). No obstante, la creciente demanda en algunas de estas zonas, ya está provocando efectos similares a los ocurridos en China. Así, el secretario de la asociación Hilo Rojo asegura que si la asignación de un niño de Kazajistán se resolvía en nueve meses hace medio año, ahora el tiempo de espera para superar este trámite va ya por los 18 meses.

Según el responsable del SAM, Isidro Ramos, el tiempo de espera de una familia que se decide a adoptar es, como mínimo de tres años; «y eso, si todo sale bien y no hay retrasos en ninguno de los pasos que se deben seguir».

En general, la adopción internacional por parte de familias malagueñas ha caído en el último año, pasando de 330 a 249 solicitudes. También han bajado las tramitaciones realizadas por el SAM, que han pasado de las 241 en 2006 a las 185 en 2007.


Gema Martínez
DiarioSur.es

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:38 a. m. | Permalink |


0 Comments: