martes, 15 de abril de 2008
Las familias gallegas que quieren adoptar sufren esperas de un año para iniciar el trámite



Colectivos de Vigo atribuyen el retraso a la falta de personal y a la ruptura del convenio con el colegio de psicólogos, que también emitía autorizaciones


Desesperación entre los aspirantes a adoptar niños. Las asociaciones gallegas de ayuda a la adopción y las entidades colaboradoras internacionales (ECAI) llevan años denunciando retrasos en la tramitación de los certificados de idoneidad, el documento que capacita para entrar en lista de espera en España o iniciar los trámites en países extranjeros. Pero la situación ahora es más grave. La falta de personal y el intento fallido de la Xunta de externalizar parte del proceso a través del Colegio de Psicólogos y Trabajadores Sociales ha incrementado los tiempos de espera en Vigo hasta casi un año y el atasco de expedientes es ya visible en la oficina de Menores del edificio de la Xunta.

La legislación establece un máximo de seis meses desde que las familias solicitan el certificado hasta que se emite el veredicto final tras analizar la documentación económica de los aspirantes y superar una entrevista con los psicólogos del servicio de Menores. Aunque la teoría es por todos conocida, en la práctica, la falta de funcionarios en ciudades con mucha demanda como Vigo provoca que los trámites se alarguen durante meses. Vicepresidencia intentó paliar el problema hace dos años reforzando el equipo con funcionarios derivados de otros servicios. En busca de una solución a largo plazo, ya en 2007 apostó por reforzar el área de adopciones externalizando parte del proceso de obtención del certificado a través de psicólogos y trabajadores sociales del ámbito privado.

Tal y como figura en el convenio que sellaron ambas partes, su cometido era el mismo que el del funcionariado de la Xunta: evaluar la situación económica y las capacidades de los solicitantes para acoger a un niño. Pero la solución salió rana.
Aunque poco ha trascendido de manera oficial, las entidades viguesas que tramitan adopciones denunciaban esta misma semana "el fracaso de una iniciativa en la que se tenían puestas muchas esperanzas". Lejos de agilizar los trámites descargando de trabajo al personal habitual, las asociaciones aseguran que "Vicepresidencia se vio forzada a suspender de forma inesperada el convenio a finales de 2007 tras comprobar que los certificados llegaban incompletos".

La supresión del acuerdo dejó en suspenso los certificados de idoneidad emitidos por el colegio de psicólogos, que ahora deberán ser revisados de nuevo por personal de la Xunta. Esta circunstancia, en un departamento ya de por sí con abundante carga de trabajo, "está generando desde principios de año un atasco importante en la oficina de Menores de Vigo, donde se pueden ver las carpetas marrones de adopciones apiladas sobre una mesa".


Silencio por "temor"

Así lo denuncia el presidente de la asociación Manaia, Juan Gaisse, el único que se atreve a criticar los retrasos abiertamente, aunque entiende que otros colectivos no lo hagan "por temor a futuros problemas con las administraciones". Consciente de la complejidad del proceso pero también de la importancia de no desanimar a los futuros padres con trámites muy largos, exige a Vicepresidencia "que dote de más personal permanente a las oficinas de adopción, para que no sea necesario buscar parches ni ocultarles datos", pues lamenta que las entidades que las gestionan, pese a solicitarlo, "no hemos recibido el balance de 2007 ni los tiempos medios de espera de las familias".

Andrea Méndez
FarodeVigo.es


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:47 a. m. | Permalink |


0 Comments: