martes, 16 de septiembre de 2008
Abu Sayyaf continúa siendo una amenaza para Filipinas




El grupo radical islámico Abu Sayyaf sigue siendo una amenaza en el sur de Filipinas pese a que las fuerzas de seguridad han debilitado su capacidad militar y cortado sus vías de financiación, indicó hoy la mayor autoridad castrense del país.

Desde que fuera neutralizado a principios de 2007 Gadafi Janjalani, anteriormente líder de la organización extremista, el vacío de poder en la cúpula ha provocado que distintas facciones estén siguiendo sus propios métodos, según el jefe de las Fuerzas Armadas, general Alexander Yano.

Yano, experto en combatir a los insurgentes musulmanes en su Mindanao natal, puso como ejemplo de esta debilidad el reciente caso del secuestro de la periodista Ces Drilon, organizado por jóvenes de apenas 14 años junto a un alcalde de un pueblo que ejerció de mediador en las falsas negociaciones.

El grupo "ha perdido su motivación ideológica y religiosa, ahora su razón de ser es el dinero", estimó el general.

"Es un Abu Sayyaf distinto, menos coordinado, que puede ser tanto o más peligroso que antes porque hay distintas facciones que compiten entre sí", explicó.

El jefe de las Fuerzas Armadas de Filipinas aseguró que la ofensiva contra los rebeldes han reducido su capacidad militar y que también han logrado cortar sus principales vías de financiación, entrenamiento y apoyo logístico del extranjero.

Prueba de ello, indicó, es que no logran cometer atentados relevantes en grandes ciudades, como hicieron en el pasado.

Fundado en 1991 por ex combatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, Abu Sayyaf está vinculado a la Yemaa Islámica, tenido por el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Considerado un grupo terrorista por los gobiernos de Filipinas y Estados Unidos, se le atribuyen algunos de los ataques más sangrientos de los últimos años en el país y múltiples secuestros de locales y extranjeros.


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:44 a. m. | Permalink |


0 Comments: