martes, 21 de julio de 2009
El Instituto Cervantes hará de Filipinas un "segundo Brasil" con el fin de conseguir que el español sea lengua reglada



El Instituto Cervantes quiere hacer de Filipinas un "segundo Brasil" y ya está en conversaciones para conseguir en aquel país que el español sea reconocido como lengua reglada. Así lo aseguró hoy su directora, Carmen Caffarel, al término de su comparecencia en la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado en donde hizo balance de su gestión al frente de esta institución y de los retos de futuro de la misma.

Caffarel apuntó que el caso de Filipinas se está abordando en estos momentos en colaboración con los Ministerios de Educación de este país y de España así como a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) y ya se ha finalizado por parte del Cervantes la formación de profesores de español. Junto a estos cursos presenciales se iniciará en breve una segunda fase por Internet y se espera que el año que viene se duplique el número de profesores.

La directora del Instituto Cervantes recordó durante su comparecencia que en Brasil el español ya es obligatorio como materia optativa. "Es un balón de oxígeno para nosotros. Por eso hemos abierto nueve centros allí y estamos convencidos de que se alcanzarán cifras voluminosas para el español", apuntó.

A finales de este año, el Cervantes estará presente en 78 ciudades de 44 países distintos, precisó Caffarel, que indicó que de aquí a 2012 Estados Unidos, la región de Asia Pacífico ("Corea será el lugar idóneo para abrir un centro") y Brasil serán áreas prioritarias de cara a la expansión del español.

Allí donde el Cervantes no pueda llegar de forma presencial ("hay que hacer una expansión razonada, buscando los mejores sitios"), el centro potenciará los cursos a través de Internet, indicó Caffarel, quien se refirió también a la voluntad de ofrecer productos más atractivos para las nuevas generaciones que ya han nacido inmersos en la red y las nuevas tecnologías.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:24 a. m. | Permalink |


0 Comments: