lunes, 20 de julio de 2009
Uno de cada seis hijos adoptados tiene problemas para encajar en su nuevo entorno


Más de la cuarta parte de los menores sufren dificultades escolares, según un informe de Adoptastur

El de la adopción no es un camino de rosas. Si la espera por la asignación de un niño resulta larga y costosa, su llegada puede poner patas arriba el hogar en el que debe integrarse. El 17,6 por ciento de los niños adoptados por familias asturianas -uno de casa seis, aproximadamente- ha tenido problemas para acostumbrarse a su nuevo entorno, el 28 por ciento ha tenido dificultades escolares y un 10,8 por ciento de los padres cuenta que se ha visto inmerso en episodios de racismo contra su hijo.

Estos datos, extraídos de un informe realizado por la Asociación Asturadop y publicados en la «I Guía sobre Adopción y Acogimiento en y desde Asturias», certifican las dificultades de la adopción. De hecho, casi un 9 por ciento de las familias reconocieron que habían pensado alguna vez en «tirar la toalla». A pesar de ello, en Asturias y a lo largo de estos últimos 15 años, sólo se tiene constancia de un caso en que la unión familiar no fraguó y el adoptado se desvinculó de sus padres adoptivos a los 18 años.

Un 8 por ciento de los niños adoptados presenta problemas de conducta. Sólo un 2 por ciento de los pequeños, según Adoptastur, presenta problemas graves de agresividad, un porcentaje que se amplía ligeramente tres meses después de ingresar en su nueva familia.

En algunas ocasiones los niños rechazan a sus nuevos padres: un 2 por ciento de los casos analizados en el estudio asturiano a su madre, con la que pueden llegar a ser agresivos, y otro porcentaje similar al padre. En el otro extremo, casi el 8 por ciento de los niños mantiene una relación muy ansiosa con su nueva madre. Cerca de un 8 por ciento de los chiquillos son incapaces de mostrar afecto cuando llega a su nuevo hogar y el 6 por ciento rechaza el contacto físico. Los roces con los hermanos, en caso de que los haya, no son infrecuentes. Más del 37 por ciento de los padres dicen que su nuevo hijo se pelea y discute mucho con ellos y el 35 por ciento ha detectado celos.

En el colegio las cosas también pueden cumplirse. El 28 por ciento de las familias hablan de problemas académicos, de adaptación al centro escolar o de actitud en el aula.


Elena Fernández-Pello
LaNuevaEspaña.es




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:57 a. m. | Permalink |


0 Comments: