lunes, 20 de junio de 2011
Benigno Aquino apoyará ley de anticonceptivos pese a la Iglesia Católica



El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, reiteró hoy que apoyará en el Congreso la ley sobre anticonceptivos para reducir la pobreza, pese a las amenazas de excomulgarle por parte de la influyente Iglesia católica.

"Sigo comprometido a presentar la ley para una planificación familiar responsable", dijo Aquino en una conferencia en una universidad de la capital.

"Sé que hay quienes se oponen. Aun con el riesgo de excomunión, es mi deber explicarles mis principios como líder, incluso si sus mentes están cerradas. Al final, tengo que escuchar mi conciencia y hacer lo correcto", agregó.

Aquino expresó su preocupación por los padres jóvenes y desempleados y sin medios para alimentar a sus hijos.

En septiembre del año pasado, el director de asuntos públicos de la Conferencia Episcopal, Deogracias Yñiguez, amenazó con sumarse a las manifestaciones de protesta si el Gobierno continuaba con los planes para aprobar la normativa en el Parlamento.

Los obispos amenazaron con excomulgar a quienes apoyen la ley, ya que consideran que los anticonceptivos son una forma de aborto, que es ilegal en Filipinas.

Según la Iglesia, la pobreza es un problema económico que requiere una solución "exclusivamente económica" y, por lo tanto, no se resolverá reduciendo el índice de natalidad mediante métodos anticonceptivos.

En un país donde el 80 por ciento de los 94 millones de habitantes es católico, los obispos han contribuido a que ninguna iniciativa sobre anticonceptivos haya conseguido aprobarse desde las primeras propuestas en los años 90.

La Oficina Nacional de Estadística calcula que unos 103 millones de personas vivirán en Filipinas en 2015, mientras que hace 50 años eran sólo 27 millones.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:32 a. m. | Permalink |


1 Comments:


At 6:07 p. m., Blogger Ladislao Lira

Me parece que una politica de planificacion familiar que entregue la responsabilidad a las personas, permitiendoles decidir sobre sus vidas y su familia, debe considerar tecnicas anticonceptivas, si bien se puede discutir sobre los alcances éticos y morales de cada una. Lo que me parece inadecuado es que el fin de esta no sea la planificacion familiar, sino el reducir la pobreza. Sin duda que esta se debe reducir, favoreciendo la igualdad entre las personas, pero el metodo para ello no es que "nazcan menos pobres": no deben dejar de nacer, sino que deben dejar de serlo.
Loable la lucha de Benigno Aquino, presidente de Filipinas, lamentable la motivacion por lo que lo hace.