lunes, 23 de julio de 2012
5 millones y medio de niñas y niños filipinos están obligados a trabajar




Un estudio de la OIT en Filipinas revela que el número de niños trabajadores entre 5 y 17 años alcanzó casi los 5,5 millones en 2011.  Cerca de 3 millones de estos niños realizaban trabajo peligroso, que es considerado una de las peores formas de trabajo infantil.  En Filipinas hay aproximadamente 29 millones de niños entre 5 y 17 años.

La última vez que se llevo a cabo un estudio (2001) había 4 millones de niños trabajadores, de los cuales 2,4 millones estaban involucrados en trabajo infantil peligroso.

Sin embargo, los autores del informe advierten que los resultados del estudio de 2001 no pueden compararse con las nuevas cifras.

A partir de este nuevo estudio, el Gobierno de Filipinas anunció que intensificará la lucha contra el trabajo infantil.

El lanzamiento de una campaña a escala nacional contra el trabajo infantil tiene el objetivo de cumplir con el plazo establecido por la comunidad internacional para erradicar las peores formas de trabajo infantil para 2016.

“Tenemos que abordar las causas del problema, las cuales están relacionadas con la pobreza y la falta de trabajo decente y productivo”, declaró Lawrence Jeff Johnson, Director de la Oficina de país de la OIT para Filipinas en Manila.

“Al mismo tiempo que nos esforzamos por mantener a los niños en la escuela y lejos del trabajo infantil, debemos garantizar trabajo decente y productivo para sus padres y protección social básica para las familias”, agregó.

“Este es un papel que no sólo incumbe al gobierno, sino también a las comunidades locales, ya que el trabajo infantil con frecuencia tiene lugar en las empresas informales y no reglamentadas”, afirmó Johnson.

Se estima que hay 215 millones de niños atrapados en trabajo infantil a nivel mundial, 115 millones de los cuales son víctimas de sus peores formas. Un informe reciente de la OIT, titulado “Combatir el trabajo Infantil: del compromiso a la acción”, muestra que los progresos en la reducción del trabajo infantil se han visto eclipsados por la incapacidad de traducir los compromisos gubernamentales en práctica.

No obstante, el informe de la OIT reconoce los progresos realizados por varios países para mejorar la ley y la práctica, incluyendo una lista cada vez más larga de países que establecen planes nacionales para combatir el trabajo infantil.

El trabajo infantil peligroso es definido como susceptible, por su naturaleza o por las circunstancias en las cuales se realiza, a perjudicar la seguridad, la salud o la moral de los niños. Los niños pueden estar expuestos a peligros evidentes en el trabajo como herramientas cortantes o productos químicos tóxicos. Otros peligros pueden ser menos evidentes, como el riesgo de abusos o problemas ocasionados por jornadas laborales demasiado largas.




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:52 a. m. | Permalink |


0 Comments: