martes, 10 de julio de 2012
Captaban a filipinas como niñeras y luego les exigían hasta 13.000 euros


Cinco personas han sido acusadas de trata de seres humanos y favorecimiento de la inmigración ilegal

Cuatro personas han sido detenidas por la policía como supuestas integrantes de una banda asentada en Torremolinos que supuestamente captaba a mujeres filipinas para trabajar como niñeras y les exigía cantidades entre los 7.000 y los 13.000 euros.

La investigación policial, que ha durado más de tres meses, apunta a que la organización llevaba al menos otros cinco captando a víctimas en su país de origen, Filipinas, con ofertas de trabajo como au pair en Dinamarca. Según comunicó ayer la Comisaría Provincial de Málaga, cada afectado adelantaba una pequeña cantidad de dinero en concepto de tasas y la organización tramitaba el visado en el Consulado de Dinamarca para trabajar en Copenhague.

Una vez que la víctima tenía el visado, viajaba hasta Dinamarca y desde este país, miembro del Espacio Schengen, tomaba un vuelo hasta Málaga, donde se empadronaba en un piso que la organización tenía alquilado en la avenida Palma de Mallorca de Torremolinos. Después regresaba a Dinamarca y realizaba el trabajo como cuidadora de niños para el que había sido contratada y, desde ese primer momento en que la persona se empadronaba, comenzaba la cuenta atrás en el tiempo de supuesta estancia en España para después poder solicitar la residencia legal por arraigo. En el caso de solicitar la residencia por arraigo laboral, la estancia mínima que hay que demostrar es de dos años anterior a la solicitud y de tres años si es por arraigo social.

Según la Policía Nacional, los miembros del grupo coaccionaban a sus víctimas quitándoles el pasaporte y les engañaban mediante la reclamación de una supuesta deuda que oscilaba entre los 7.000 y los 13.000 euros, cantidad que la organización decía haber pagado en Dinamarca en concepto de aval para lograr el visado. Después de haber trabajado un año en Dinamarca como au pair, la organización se embarcaba junto con las afectadas en un vuelo a Málaga, les llevaba hasta su piso en Torremolinos, les buscaba un trabajo y les exigían que saldaran la deuda, en algunos casos retirándoles el pasaporte.

Los agentes han comprobado que los cabecillas, en el momento en el que las víctimas comenzaban a trabajar en la Costa del Sol como empleadas de hogar por un sueldo de 600 o 700 euros al mes, les quitaban 500 euros y les dejaban el resto para su subsistencia. Las familias con las que contactaban para conseguir un empleo para las ciudadanas filipinas eran totalmente ajenas a la ilegalidad de la empresa y a la situación precaria de sus empleadas.

En uno de los registros domiciliarios que se han realizado en Manila, los agentes hallaron documentación con la contabilidad de las deudas de las víctimas.


J. Torres
LaOpiniondeMalaga.es





Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:59 a. m. | Permalink |


0 Comments: