jueves, 21 de diciembre de 2006
China no concederá adopciones a obesos, pobres o parejas sin formación

Las familias candidatas deberán tener una renta de al menos 7.500 euros por persona


China, el primer país en el que los españoles buscan hijos, impondrá en 2007 normas muy estrictas que impedirán prohijar a familias que ahora sí pueden. El 8 de diciembre, el Centro de Adopción Chino anticipó nuevos criterios a las agencias extranjeras. Pekín ha dibujado un perfil de familia ideal y dará prioridad a matrimonios estables, de buena salud, renta media-alta y estudios superiores. Excluirán en la práctica a los mayores de 50 años y los obesos o con mala salud. Los hogares acreditarán, además, una renta de 7.500 euros por persona.

Nunca habían venido tantos niños de China como en 2005. De los 5. 4323 adoptados en el extranjero, 2.753 llegaron en un avión procedente de este país asiático, el mayor volumen de adopciones en China en los últimos años. El mismo ritual se ha repetido en 2006, pero el ritmo decaerá, posiblemente. Pekín seleccionará a las familias buscando la excelencia económica y personal y dejará fuera a los adoptantes menos afortunados. "La subdirectora del Centro de Adopciones Chino, que viajó en septiembre a España, adelantó que serían más exigentes", reconoce Maite Comins, directora de Piao, una ECAI implantada, entre otras, en la Comunidad Valenciana. La directiva del Centro de Adopciones Chino declaró que al haber aumentado la adopción nacional por un lado y, por otro, el número de solicitudes del exterior, darán prioridad a las familias más sanas, estables y de economía segura.

¿Un modelo de familia aeróbica reflejada en los anuncios publicitarios más optimistas de televisión? "Las autoridades chinas son conscientes de que para ser un buen padre no es imprescindible tener un buen sueldo y saben que algunas familias se verán perjudicadas, pero establecerán criterios de selección objetivos al no poder atender toda la demanda", añade Comins.

El Gobierno de Pekín ya había restringido la adopción a los solteros (sólo accedían a un 8 % de las asignaciones) previa declaración de no ser gay y justificación de su solvencia para educar y alimentar a una criatura. Los nuevos criterios no los excluyen, pero al dar preferencia a los matrimonios (a los que se exige llevar dos de casados o cinco si se trata de un segundo matrimonio), serán postergados en plazos y asignaciones.

En las webs de padres adoptivos consultadas (desde AFAC a CORA) o en las de ECAI acreditadas en China, hay una valoración unánime y urgente: son normas muy estrictas. Con todo, se muestran cautos hasta conocer el comunicado íntegro. "Hay que aclarar, por ejemplo, si se exigirá un nivel de bachillerato o universitario o cómo se medirá la salud", plantea Comins. "Los españoles se verán afectados por la renta y no tanto por la obesidad (que sí puede incidir en otros países), ya que piden no sobrepasar el índice de masa corporal 40 (por ejemplo, 117 kilos de peso para una altura de 1,70)", agrega.

Los homosexuales, solos o en pareja, estaban ya excluidos. Ahora los adoptantes tienen que adjuntar informes médicos de no padecer enfermedades contagiosas como el sida. En 2007 se dará un paso más: no se aceptarán invidentes, ni personas que consuman antidepresivo o con antecedentes de alcoholismo. El listón económico sube: la familia tiene que contar con 10.000 dólares (7.598 euros) por miembro, es decir, es decir 30.000 dólares (22.796 euros) si la familia está compuesta sólo por los padres y el menor adoptado. Y habrá que disponer de un patrimonio neto de 80.000 dólares (60.790 euros). Hasta ahora sólo había que acreditar que se podía mantener al menor.

España es el primer país en adopción internacional por habitantes (12 niños por 100.000) y el segundo que prohija en China. ¿Qué reflejo tendrá esta normativa? Luis Fernández y su esposa, padres de dos niñas chinas y que esperan una tercera, seguirán adelante.

I. DE LA FUENTE

El País, 21/12/2006

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:34 a. m. | Permalink |


0 Comments: