jueves, 8 de marzo de 2007
España ocupa el quinto puesto en el estudio de Unicef sobre bienestar de los menores




Todos los países analizados deben mejorar la atención infantil, según el informe


Las niñas y niños y los jóvenes españoles están contentos, en términos generales, con su vida. Así lo demuestra el Informe sobre Bienestar Infantil en los Países Ricos, presentado ayer por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) sobre 21 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE); es decir, los países ricos. España ocupa un honorable quinto puesto. Con Reino Unido y Estados Unidos a la cola del bienestar infantil, Unicef alerta de que todos los países analizados deben mejorar la situación de la infancia en sus fronteras.

El estudio aborda la perspectiva que los propios menores declaran sobre su bienestar, y lo ha realizado el Centro de Investigaciones Innocenti que Unicef tiene en Florencia. Es el séptimo informe que efectúa el instituto, cruzando los resultados de todas las encuestas -sobre los cinco parámetros tratados [ver gráfico]- que se han realizado desde 2001 en los países analizados. Los seis anteriores se referían a la pobreza infantil relativa; éste incluye todas las variables que marcan el bienestar de los menores.

"España está entre los primeros puestos sobre todo por dos parámetros", explica Amalia Navarro, directora de Sensibilización e Imagen de Unicef-España. "Uno es la dimensión del bienestar subjetivo, lo que los menores perciben sobre su propia sensación de bienestar, donde estamos en el segundo puesto", continúa. "Es importante además la posición sobre conductas y riesgos, que se refiere al abuso de alcohol o drogas o el uso del preservativo, y además, el escaso porcentaje de adolescentes españoles que en el parámetro sobre salud y seguridad creen que tienen una salud mala o regular". Sin embargo, España, como todos los demás países, cojea en algunos aspectos. "Todos deben mejorar algo, o mucho, en la atención a sus menores", subraya Navarro.

En nuestro caso, en los índices de pobreza infantil relativa (niños que viven en hogares con ingresos inferiores al 50% del salario medio), que es de un 15%. Y el bienestar educativo, donde los malos resultados escolares hacen que España tenga pendiente la asignatura educativa, situada en el puesto 12.

En Reino Unido, el informe ha levantado una tormenta política, porque se encuentra en el último lugar, con resultados desalentadores en todos los parámetros. La oposición ha acusado al Gobierno de Tony Blair de "abandonar a una generación", informa Reuters. Estados Unidos es el penúltimo país, aunque en este caso sin datos sobre bienestar subjetivo.

Lila Pérez Gil
El País, 15/02/2007

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:25 a. m. | Permalink |


0 Comments: