miércoles, 8 de agosto de 2007
A debate la lactancia natural en Filipinas



Filipinas está en pie de guerra. Las protestas recorren todo el país y el debate sobre la lactancia materna ha llegado a la Corte Suprema en un intento de las autoridades sanitarias por endurecer el código nacional sobre la leche que comenzó hace un año.

El objetivo principal es limitar al máximo la publicidad de las compañías que fabrican leche artificial, la conocida "fórmula". Estas empresas llevan décadas anunciando sus productos como la forma de criar hijos más sanos e inteligentes y ahora muchas madres y padres creen a pies juntillas estos eslóganes.

Una de las primeras medidas fue prohibir a las compañías promocionar productos para menores de un año. La intención del gobierno, revisada en la Corte Suprema hace unas semanas a petición de las multinacionales, es ampliar ese margen a los dos años.

"Hemos visto el descenso dramático de las tasas de lactancia. Hemos visto el aumento de los beneficios y ventas de las empresas que fabrican "la fórmula", declaró ante el tribunal Alexander Padilla, subsecretario del departamento de sanidad.

En un primer momento, el tribunal apoyó la iniciativa gubernamental pero en la ronda de apelaciones ordenó la suspensión temporal de estas medidas, que contemplan también un etiquetado más estricto de estos productos y la inclusión de advertencias sobre su posible peligrosidad.
Frenar la mortalidad infantil

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF elevaron estas mismas quejas durante una reunión celebrada a finales de junio en Manila, la capital filipina. Según los expertos, el porcentaje de niños amamantados a los cinco meses cayó desde un 20% en 1988 a un 16% en 2003. Situación que se repite en los demás países asiáticos.

"Se está dejando de amamantar porque creen que con el biberón se crían más sanos", señaló Karen Codling, especialista en nutrición de UNICEF en esta región. El director de la OMS en la región, Shigeru Omi, declaró durante la reunión que recobrar la práctica de la lactancia materna en Filipinas puede salvar 16.000 vidas al año.

Los expertos expusieron el caso de Camboya que tras una campaña de promoción de la lactancia natural logró que el número de lactantes pasara de uno a seis de cada 10. En consecuencia, el índice de mortalidad infantil disminuyó un 33% desde 2000 hasta 2005.

Las empresas fabricantes de la fórmula que dominan el mercado filipino, Wyeth, Mead Jonson Nutritionals, Abbott Laboratorios y GlaxoSmithKline, podrían perder cerca de 200 millones de euros si el gobierno de Filipinas se sale con la suya.

ElMundo.es


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:30 a. m. | Permalink |


0 Comments: