jueves, 11 de octubre de 2007
Una semana en las Islas del Tesoro




Nuestro viaje a Filipinas comienza el Sábado día 9 de Junio de 2007, aeropuerto de Barajas Terminal Uno, a las 6:00 a.m. despega nuestro vuelo de KLM con destino Ámsterdam, debido a la hora y a que no nos habíamos acostado desde que el viernes por la mañana había sonado temprano el despertador, hacemos el viaje durmiendo (son dos horas y media), llegamos a las 8:40; Hay que tomarse la espera hasta nuestro siguiente vuelo con destino Manila con bastante calma, son 5 horas y pico de tránsito, descansamos en las bonitas zonas del precioso aeropuerto, almorzamos algo ligero, paseamos tranquilamente y tras pasar el control de pasaportes (como ciudadanos comunitarios) a las 12:55 embarcamos y despegamos sobre las 14:15.

Aquí comienza nuestro largo viaje, hemos de decir que en KLM están ofreciendo comida, buenísima y completa, tanto la caliente como la fría, durante casi todo el vuelo.

Debido al cansancio acumulado, estuvimos durmiendo muchísimas horas y despertábamos para ir comiendo, (únicamente utilizamos el DVD del asiendo para ver dos películas y el GPS del viaje), aunque es un viaje cansado lo pasamos bastante bien y cómodos. Hora estimada de llegada a las 8:50 (hora filipina) del domingo 10 de junio (02:50 del domingo hora española). Rellenamos el cuestionario de inmigración y control de equipajes que nos dieron las azafatas y bajamos del avión.

El aeropuerto no es precisamente como el de Ámsterdam y da una sensación un poco pobre para ser el destinado a vuelos internacionales.

Pasamos el control de pasaportes y sellan el visado, recogemos las maletas, presentamos a continuación en otro control, los pasaportes y el documento de inmigración (que rellenamos en el avión), lo sellan y te devuelven la hoja trasera perteneciente al control de equipajes la cual entregamos para poder salir del aeropuerto en el último control.

La primera impresión al ver la calle era de estar en una sauna con toda la ropa puesta, máxime cuando llevamos puesta una rebeca para no tener frió con el aire acondicionado del avión y aeropuerto.

Gratamente vemos que ya nos esperan para llevarnos a nuestro hotel y una vez allí, se encargan de nuestro equipaje mientras damos un paseo de una hora, puesto que las habitaciones las entregan a partir de las 12:00. (como veníamos de un viaje muy largo, nos hacen el favor de darnos la habitación sobre las 10:00).

Estamos en el Intercontinental, (después de alguna sorpresa por el cambio de hotel que nos reservaba nuestra amiga filipina), la habitación es realmente grande con dos camas de 135, escritorio, sillones con mesa de té y apartado para preparar desayunos calientes, el baño completísimo. Realmente muy bonita con vistas a la plaza principal de entrada del hotel.
Dormimos hasta las 19:00, salimos a cenar y pasear por el centro comercial Glorietta, con un poco de dolor de cabeza por el viaje y el calor. Con un analgésico se nos pasa antes de la noche.


LUNES 11


Es festivo en filipinas, celebran el día de la independencia. A las 7:15 desayunamos porque nos esperan para llevarnos a Antipolo, nos damos cuenta que una vez que sales de Makati, el mundo va a una velocidad distinta, nos sentimos protagonistas de algún episodio de Lonely Planet en el sudeste asiatico. Muchos Jeepneys, motos con sidecar y muchísimos pasajeros encima haciendo equilibrios, gente que se cruza, familias con sombrilla para protegerse del sol, niños que juegan en la calle con cualquier cosa indescriptible…. Niños recauchutando neumáticos con tan solo 5 años…



Llegamos a Antipolo para visitar el Centro Asprofil, siguen las obras, aún no está puesto el tejado; Llevábamos una bolsa repleta de caramelos para repartir entre los niños y cuando llegamos apenas habían 8 -10, pero mirando por la ventana vemos que desde la montaña están bajando multitud de personitas con camisetas de diversos colores, vienen de todos los lados y en un momento nos vemos rodeados por infinidad de niños haciendo fila muy educados para pedir sus caramelos. Fue una experiencia realmente emocionante, en esos momentos te viene a la memoria que en España durante las procesiones de semana santa, los niños no piden los caramelos para comer, simplemente los quieren por poseer más cosas y estos pequeños angelitos filipinos esperan muy emocionados que les puedas dar aunque solamente sea uno y lo paladean como el mejor manjar de los dioses.

Tras la experiencia, nos acercamos a GreenHills para hacer unas compras, luego a Makati a comer y por la tarde paseamos por las Galerias y la Avenida Ayala, vemos los hoteles mandarín oriental, Península, Sangrilá… Cenamos frente al hotel unas tortillas estupendas.


MARTES 12


A las 8:00 de la mañana nos espera Renate, (todo un acierto) nuestra acompañante el resto del viaje además de traductora, niñera, bálsamo para nuestro pequeño “angelito” …., Su chofer está en la puerta y nos dirigimos a Quezón City, al orfanato de Dennos, pero antes pasamos por ICAB a recoger a Joralyn, la asistente social que nos acompaña en sustitución de Jonh.



Al llegar (9:00) nos enseñan las casitas donde se encuentran los niños. Dennis todavía no ha llegado desde la zona de Alabang donde está con su madre de acogida desde Febrero. A eso de las 11:00 nos avisan que ya han llegado y lo vemos salir corriendo desde la secretaría, yo me agacho para poder abrazarlo mejor, se me cuelga al cuello dándome besos y un tremendo abrazo que no terminaba nunca, está realmente feliz y yo no me lo podía creer, no podía ser tan fácil y tan maravilloso; Jose entretanto sujetaba el bonito álbum de fotos que nos entregaron y juntos, con el personal del orfanato, pasamos a la salita interior para rellenar el documento de entrega y charlar un rato.

Le hemos llevado a Dennis un peluche grande con forma de autobús color amarillo y negro bastante llamativo, lo lleva sujeto con el otro brazo y no lo suelta para nada.

Hablamos de las costumbres de Dennis, sus horarios, (come de todo y si es con caldo mejor todavía, duerme de un tirón y se baña al levantarse y al acostarse, es cariñoso y educado), también de Catherine Victoria, el personal del orfanato les envía muchos besos a su familia y nos enseñan su foto familiar en el gran cuadro del pasillo.

Joralyn mientras tanto, nos relata la situación del Icab, de los expedientes que llevan gestionados, del ritmo de las asignaciones y de muchas cosas que nosotros tomábamos nota con Dennis en nuestras piernas sin separarse hasta que le llevaron para bañarlo, cambiarle la ropa y hacerle el último control médico.

Cuando salimos de la salita y tras hacer una foto familiar, Dennis se va corriendo al jardín porque sus compañeros lo están llamando para darle muchos besos y abrazos. Él se despide de cada uno de ellos y les enseña su autobús blandito color amarillo que le hemos regalado, también se va a su antigua casita azul para despedirse de otros amigos y de las cuidadoras, luego los llamamos para una foto de todos sus compañeros. No falta nadie por acudir, hasta el más pequeñín sale corriendo con sus chancletas en la mano.

Nos sorprendió ver que aunque Dennis se había marchado del orfanato en Febrero con una familia de acogida (hacia ya casi cuatro meses), todos los niños lo llamaban y celebraban con alegría el volver a verlo, a todos los niños se les veía contentos y felices con el momentáneo regreso de Dennis.

Dennis se encontraba como si hubiera estado toda su vida con nosotros, demostraba mucha familiaridad y soltura.

Nos despedimos, Dennis está radiante de felicidad, se monta en el coche muy contento y dice adiós por la ventanilla.

Entramos en un Jollybee del Centro Glorietta para que Dennis se tome en un “santiamén” un plato de espaguetis con tomate y un zumo. Realmente es un tragón de primera categoría.

Le hacemos unas compras de sandalias y pantalón con camisetas polo y nos marchamos al Asia Mall a comer nosotros tres en un italiano con vistas al mar, Dennis duerme la siesta mientras comemos.
Tras la comida nos acercamos al fuerte Santiago para pasear, luego vemos la catedral y la iglesia de san Miguel. (en la catedral incluso vimos una boda).
A eso de las 17:30 regresamos al hotel, se pone “morado” en el buffet y a continuación baño (para estrenar su cacito de ducha).

Bajamos a la cafetería para tomar un café con Enar y Jose Miguel (de Valladolid), ellos han llegado a Manila hoy y queremos conocernos.

Dennis se pone nuevamente morado a galletas.

Ya tarde nos recogemos y Dennis se queda dormido en un santiamén, se despertará a las 8:00.


MIERCOLES 13





A las 10:00 nos espera Renate con su chofer para irnos al Zoo de TagayTay, (queríamos ver a un amigo de la infancia de Jose pero justamente durante estos días ha marchado de Tagaytay a Hong Kong). Pasamos la mañana muy entretenidos, Dennis se encuentra feliz y alegre, más tarde comemos en el Hotel de Tagaytay frente al casino. (tiene unas vistas preciosas a la laguna y el volcan Taal) Dennis aprovecha para corretear por la ladera de la montaña hasta el mirador mientras nosotros terminamos de comer (él come rápido para poder jugar).

Por la tarde Renate nos invita a cenar en su casa con su maravillosa familia, son realmente un encanto y sus nietas unos bombones, le dejaron todos los juguetes a Dennis y él se sintió como el rey de los mares.

Ya en el hotel, baño y a dormir.


JUEVES 14


A las 10:00 Renate nos lleva al Memorial de la II Guerra Mundial, a Jose le encanta la historia y además aquí hay unas sombras muy buenas para no pasar calor. Cerca del mediodía nos marchamos para el Asia Mall y comemos los cuatro unos pescados y mariscos muy buenos, lo acompañamos con unos batidos de mango jubilee. (exquisitos). Llevamos a Dennis a jugar al parque infantil hasta que se agota, hacemos unas compras en los almacenes SM y regresamos todos para descansar sobre las 17:00. Dennis siendo un “pedacito de pan”


VIERNES 15


Actos oficiales.
A las 9:00 Renate nos espera para ir al Consulado, en nuestra entrevista con el Cónsul, Dennis se entretiene en hacer juegos malabares con los vasos de agua y sus posavasos de preciosa cerámica negra, ¡¡¡ menos mal que el cónsul tiene mucha paciencia !!! y que tampoco se derrama el agua ni se rompen los vasos, incluso permite que Dennis le trastee en la mesa y tome prestado unos rotuladores para dibujar.

El cónsul nos informa que a fin de mes deja el consulado de Manila porque se traslada a Frankfurt, su puesto en Manila lo ocupará una nueva cónsul que se llama Mercedes. En la actualidad tienen bastante trabajo y eso se nota en la montaña de documentos y pasaportes que se encuentran en su mesa.

Nos entrega un sobre con los documentos oficiales y su pasaporte, luego hablamos un ratito con Clarisse, es igual de encantadora que por teléfono.

Os recomiendo no llevar mochila ni bolso al consulado ya que debido a las normas de seguridad tendréis que dejarlos abajo, antes de entrar, en unas cajas.

Desde aquí nos marchamos al Icab. Volvemos a ver a Joralyn y nos despedimos de ella puesto que ya se marcha para hacer otras gestiones fuera, nos quedamos con Jonh.




Mientras Jonh nos explica todas las cosas, atiende nuestras preguntas y le damos los regalos, Dennis se entretiene en meter dentro de los bancos del Icab, los regalos que le han hecho a él. (por cierto, ¿Sabíais que los famosos bancos del Icab se llaman gallineras porque antiguamente tenían las gallinas dentro?, por esa razón son giratorios los cuadrados que tienen en la parte baja)
Jonh nos entrega el documento para escribir nuestras impresiones para el niño, firmamos en el libro del icab, nos da el recibo por el dinero que dejamos y los documentos de viaje de Dennis junto con dos fotocopias para entregar una de ellas en el aeropuerto.

Nuestra última comida en filipinas la hacemos en un restaurante de comida española “entre comillas” lo de española, que se encuentra en la bahía de Manila, pero hemos de reconocer que los cuatro comimos muy bien.

Tras agotar un poco a Dennis en un parque infantil, nos volvemos al hotel y nos despedimos de Renate y de Erni su chofer.

Nos dio mucha pena despedirnos de Renate, ha sido una compañía fantástica, ha sido más que un guía, traductora, psicóloga, bálsamo para Dennis y profesora para nosotros. Nos ha enseñado nuestros primeros pasos como padres y nos ha ayudado a ir apuntando las principales palabras que Dennis usaba con frecuencia, de ésta manera hemos podido traernos un pequeño listado de primeros auxilios de palabras tagalas que usa Dennis.

En el Icab tienen plena confianza en ella. Realmente un tesoro de valor incalculable con una paciencia infinita.

Nuestra última noche en Manila, cenamos en el buffet de nuestro hotel con Enar, Jose Miguel y su pequeño Jonh que es una preciosidad, Dennis no para de llamarlo “baby” de forma cariñosa y mandarle besos. Nosotros regresamos a España mañana y queremos pasar bastante rato con ellos y despedirnos.


SABADO 16


A las 6:00 nos recogen del hotel para llevarnos al aeropuerto ya que a las 6:30 nos esperan en la entrada del aeropuerto para hacer todos los trámites para poder tomar el avión. A las 10:45 sale nuestro vuelo de KLM con parada en Ámsterdam.

Dentro del aeropuerto hay un recinto de juegos infantiles (es gratuito) algo pequeño pero que puedes dejar al niño un rato para que juegue con piezas de lego mientras os tomáis un desayuno justo enfrente.

Nuestro vuelo salio con retraso a las 12:15 y embarcamos a las 11:40 (hora filipina)

Llegamos a Ámsterdam a las 18:45 hora europea del mismo sábado (00:45 del domingo en hora filipina).



El vuelo fue muy bueno, Dennis se durmió nada más despegar tan pronto como dejó de ver cosas por la ventanilla y se despertó cuatro horas más tarde, se tomó todo su plato de comida de guiso caliente con la fruta y su dulce, se volvió a dormir y cuando despertó se entretuvo con los juegos que le regalaron las azafatas.

Fueron muchas horas pero entre sueños, comidas, juegos, pipís, y una peli de Hércules fue bien, salvo una rabieta (no se podía pedir que estuviese quieto todas las horas no?).

Una vez en el aeropuerto de Ámsterdam nos tomamos un café porque de comida ya estábamos llenos y nos pusimos en la fila para el control de inmigración, OJO, tener en cuenta que no podéis usar las cabinas de ciudadanos europeos sino la de “resto de ciudadanos” puesto que el niño es Filipino.
Presentáis los pasaportes, tarjetas de viaje y los documentos de viaje del niño, tanto originales como la otra fotocopia que os queda. Os lo devuelven todo, pasáis el arco de seguridad dejando los bolsos en la cinta y portando al niño en brazos delante de vosotros.

Solamente queda ir a la puerta de embarque. Nosotros paseamos durante un rato puesto que nuestro vuelo salía a las 20:55 hora europea.

Llegamos a Madrid a las 23:30 del sábado (serían las 05:30 del Domingo en Filipinas). Dennis venía dormido de nuevo y no quiso los dos bocadillos blanditos que le ofrecieron en el avión pero si que bebió sus vasos de zumo y el agua algo ensoñiscado.

Nos recogieron unos amigos y dormimos en su casa, también nos sorprendió que Dennis volvió a dormir y se despertó a las 9:00 de la mañana del Domingo.
Yo creo que todavía no sabe que hay algo llamado Jet-lag. Je, je. (parece una marmota).


Domingo 17


El regreso a Murcia en nuestro coche lo realizamos igualmente bien y…¡¡¡ dormido !!!

Desde que bajamos del avión en Madrid y nuestros amigos le regalaron un osito Winnie de Pooh, no quiere separarse de él, lo colma de besos, abrazos y toda clase de mimos.

En casa ya lo esperaban con globos. Dennis se prodiga en besos y abrazos por todos lados, comienza a ser el juguete de carne y hueso para muchos y él, encantado con tanta fiesta.

La semana siguiente la dedicamos a visitar al personal de los Servicios Sociales y a realizar los trámites de colegios, médicos, vacunas, seguros médicos, extranjería, especialistas, etc.

Hemos de decir que todos, desde el personal de servicios sociales hasta los médicos, se han sorprendido de lo bien adaptado que se encuentra y del estupendo estado general de salud que tiene el niño.

Mari, Jose y Dennis


Etiquetas: ,

 

Enrique Campoamor a las 9:34 a. m. | Permalink |


0 Comments: