martes, 18 de diciembre de 2007
Una cita integradora


Seis decenas de familias de padres adoptantes se reúnen en Valladolid convocados por Arfacyl

La alegría, los gritos y las carreras eran las notas dominantes en el encuentro que celebró ayer en un parque infantil de la localidad vallisoletana de Arroyo de la Encomienda la Asociación Regional de Familias Adoptantes de Castilla y León (ARFACYL). Niñas y niños de distintos países de origen jugaban en las bolas y se lanzaban por los toboganes con total normalidad, la misma que persigue esta asociación a la hora de convocar estas citas.

Esteban Sanz y Candela Fernández han acudido a Valladolid desde la localidad burgalesa de Moradillo de Roa, acompañados de sus hijos de origen ucraniano, los hermanos Elena, de 12 años, y Alejandro, de 4. El padre destacaba ayer la capacidad de adaptación de sus hijos desde su llegada a España. «A los 15 días de entrar en el colegio rural del pueblo Elena entendía todo», señala orgulloso este joven agricultor.

Luna Shu Portela y su amiga Yudi Shu San Miguel, de tres años y medio, vinieron de más lejos, concretamente de China. Ambas esperan pacientemente a que les toque el turno para recibir el cuento de regalo, acompañadas de sus madres en un receso del juego en el Chiquipark de Arroyo de la Encomienda.

También Dionisio Vallejo y Yolanda Sinovas se decidieron por China. La familia se trasladó ayer al completo desde Mucientes. Mientras sus padres las vigilaban Silvia Yue y María Lian iban y venían. Ahora, la duda es acudir a Filipinas a por el niño «porque tres son multitud». Vallejo considera muy positivos estos encuentros porque «los niños ven que hay otros padres como los suyos». Quien sí que se decidió a volar hasta Filipinas fue Blanca Giménez para adoptar al más pequeño que lleva en brazos. Pero lo hizo después de que naciera su hija biológica Marta, de 8 años, y de venir de China Ana, de 6. «Escuché en un telediario que se abría la adopción en Filipinas y me dije que iba a ser mi siguiente hijo», señala esta madre adoptante que vive en Simancas. Desde su punto de vista, aunque «hay que hacer más papeles merece la pena».

Otra forma

El presidente de Arfacyl, Javier Álvarez-Ossorio, explicó que el objetivo principal de este tipo de encuentros es crear un vínculo de contacto que «nos permite conocer a otras familias en la misma situación para poder facilitar la integración de nuestros hijos adoptados». La integración en el entorno social, escolar y familiar es el eje fundamental de la adopción internacional. Padres y madres piden que se entienda como otra forma de paternidad.

La gerente de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, invitada por Arfacyl, destacó que la fiesta de ayer demostraba la satisfacción de los padres que tienen hijos en adopción. La colaboración de la Administración regional y esta entidad es permanente, sobre todo para facilitar los trámites en los procesos de adopción que suelen ser largos y costosos.

La Junta intenta ayudar a las familias para cumplir y agilizar los requisitos y adaptarse a las normas internacionales de adopción que pueden cambiar en un país de la noche a la mañana. El teléfono destinado a ello recibe alrededor de 1.800 peticiones de información al año. También recordó que existen programas de formación para las familias.

La jornada lúdica de esta asociación, que cuenta con alrededor de 220 familias y unos 600 miembros en la comunidad autónoma, continuó con una comida de hermandad en un hotel, donde pequeños y mayores disfrutaron de una representación teatral. Fueron más de sesenta familias, un centenar de niños, desde los pocos meses hasta los 12 años, y otro centenar de adultos.

N.Caballero
NortedeCastilla.es



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:56 a. m. | Permalink |


0 Comments: