martes, 22 de enero de 2008
El tiempo de espera para la adopción de un niño español se reduce hasta los cuatro años



Los trámites nacionales tardan ahora la mitad por el aumento de solicitudes internacionales. El tiempo para la adopción de un niño español ha pasado de ocho a cuatro años por el aumento de la demanda de las adopciones internacionales en la última década

La lista de espera para una adopción nacional solía oscilar entre seis y siete años, pero alcanzó tiempos máximos de hasta 8 y 10, según explicó ayer la jefa del servicio de Adopciones de la Generalitat, Trinidad Crespo.

La posibilidad de adoptar en países extranjeros ha ido reduciendo la lista de espera para los niños españoles. Entre 1997 y 2006, en la Comunitat Valenciana se han realizados 4.271 adopciones: 3.255 internacionales y 1.016 nacionales.

Durante su intervención en un seminario sobre Menores y situación de riesgo inaugurado por el conseller de Bienestar Social, Juan Cotino, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Valencia, Crespo subrayó que la base de la relación familiar es el "vínculo afectivo", tanto en las adopciones como en la paternidad biológica.

Tras ello, comentó algunas de las dificultades que pueden surgir en la adopción. Por ejemplo, incidió en que es la familia "la que debe adaptarse al niño". Alertó de que una situación de riesgo puede aparecer por la formación de determinadas expectativas en los padres, como no ser flexibles ante el sexo, la raza o la edad del niño.

Crespo argumentó que incluso han llegado a detectar una "frivolización" de la adopción, que es tomada como una moda. "Que te digan que alguien quiere adoptar porque unos amigos tienen una niña china que es muy mona... Es lo más grave", lamentó.

Advirtió de que la sociedad todavía es "novata para entender la adopción internacional" y una convivencia intercultural.

Diversas expertas también se refirieron a posibles situaciones de riesgo, como el momento "de hacer entender al niño que tiene un origen diferente", apuntó Montserrat Freixa, profesora de la Universidad de Barcelona. "Esto que mal llamamos revelación no puede llegar antes de los 3 años", manifestó

Entre los 5 y los 8 años ya lo puede comprender, pero "hay que estar bien seguros de que el menor ha entendido que la adopción es irreversible y de que el niño no ha venido a sustituir a nadie". Con la actual reducción de la etapa de infancia a partir de esa edad, llega la adolescencia y la crisis de identidad.

Esto, en el caso de los adolescentes adoptados puede suponer un problema. Pero Freixa, una de las mayores expertas en adopciones de España, recurrió a que crear "un buen vínculo entre padres e hijos" es "lo único importante".

Ana Berástegui, psicóloga e investigadora de la Universidad de Comillas, sostuvo que los problemas "más frecuentes" en la familias adoptivas son los mismos que en todas las paternidades, pero pueden darse otros como cuando los menores no responden a los padres con un afecto "muy esperado".

Berástegui recordó que de momento se sabe que en España el 1,5% de las adopciones fracasan en el primer o el segundo año. Otros estudios europeos hablan de porcentajes más altos en la adolescencia, como el 8% de Holanda.

El conseller Cotino afirmó que la sociedad debe "adecuarse a nuevas realidades" como la inmigración de menores no acompañados.

LasProvincias.es

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:54 a. m. | Permalink |


0 Comments: