jueves, 25 de septiembre de 2008
Nuestro primer mes con Joshua



Primeros días con Joshua en el Orfanato


El día 5 de agosto hizo un mes desde que conocimos a nuestro hijo. Ha sido sorprendente lo rápido que se ha adaptado a nosotros, sobre todo a mi (Cati) ya que hablo ingles por lo que como mínimo hay alguien en la familia que le entiende.



Primeros días con Joshua en el Orfanato


Filipinas, sobre todo la zona donde estuvimos nosotros fue bastante deprimente, todo era muy pobre y lleno de basura y chabolas, hicimos dos excursiones y los paisajes muy bien, muy bonito, pero la zona del hotel y las afueras de Manila nos sorprendieron mucho, sabíamos que era pobre, pero sorprende el no ver ninguna casa mas o menos normal en muchos kilómetros.



Primeros días con Joshua en el Orfanato


El orfanato estaba muy bien, muy grande, limpio, la verdad es que fascinante. Se ve que al ser para niños discapacitados que se van a quedar allí toda su vida todo se cuida al detalle. Nos sorprendió lo religiosos que eran, rezaban antes de cada comida, los domingos misa, etc. nos invitaron a quedarnos con ellos durante 3 días así la adaptación de Joshua fue progresiva y pudimos ver como era su día a día, lo que comía y como se comportaba.



Joshua y su hermano Miquel


Para nosotros fue duro arrancarlo de sus raíces, aunque el niño no lloraba ni nada, el ver lo bien que estaba allí nos hizo pensar que quizás le estábamos quitando una muy buena parte de su vida. Pero el futuro que le esperaba en filipinas no era muy alentador.



Joshua y su hermano Miquel


En Manila todo como la seda, el hotel intercontinental fantástico, la ciudad se ve que es muy comercial, todo repleto de centros comerciales. El ICAB bien y el consulado español bien (un poco cutre, pero bien).



Joshua y su familia en el banco del ICAB


Una vez en Mallorca lo más destacable son los celos de Miquel, lo esta pasando bastante mal, no le deja jugar con nada, ni siquiera con lo que le han regalado y eso que para Miquel siempre cae algo, está siendo duro, pero supongo que tarde o temprano lo superaremos.

Joshua está genial, lo único que para comer le cuesta un poquillo, pero no extraña el salir, de hecho le encanta, con la gente nueva un poco receloso, pero lo normal para un niño de 4 años que no te conoce, en cuanto coge confianza un encanto. Le gusta mucho cantar, bailar y jugar en el agua.


Miguel, Cati, Miquel y Joshua




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:44 a. m. | Permalink |


0 Comments: