jueves, 4 de diciembre de 2008
Un año esperándote




La incertidumbre del cuando:

Cuántas veces habré soñado e imaginado el GRAN DÍA, el día que suena el teléfono de casa para notificarnos que por fin podemos poner cara, nombre, edad a nuestro hijo filipino. Cuando podré conocerte, hijo mío.

Cuantos días de sufrimiento, pensando y pidiendo a la PROVIDENCIA que te cuide, que te proteja, y que por favor te sintieras querido.

Cuántas veces te habré abrazado, mimado y explicado cómo éramos, papá, mamá y tu hermano mayor, para que pudieras empezar a conocer a tu familia y nos permitieras y dejaras quererte.

Hoy hijo querido, hoy hace un año que estamos oficialmente esperándote, aunque desde siempre creo que has formado parte de mi, hace muchos años que te deseo, muchos años que te llevo dentro, años de sueños truncados, años de luchas y batallas emocionales para lograr tenerte.

Sé que muy pronto, nos encontraremos, siempre me imagino que me estás buscando y que cada día que pasa, estamos más cerca, por dónde andarás, habrás cruzado ya el Océano, habrás dejado el continente Asiático, sabrás encontrar el camino que te lleva a casa, a tu casa.

A menudo, sin darme cuenta, me veo con el atlas o la esfera terrestre en la mano, mirando Las Filipinas, me imagino esas tierras, esas carreteras, ese clima, y te abrazo, te abrazo muy fuerte y te digo: mamá te espera, tu mamá te añora, tu mama te busca y tu mama te quiere; ven pronto hijito, me faltas tú para poder sentirme completa.

Te quiero hijo mío, espero que te llegue algo de todo el amor que te mando.

24 OCTUBRE 2008, 1 AÑO ESPERANDOTE!!

Un petó de la mama, del papa i d´en Roger, fins molt aviat.


Marta, Jordi y Roger



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 11:05 a. m. | Permalink |


0 Comments: