martes, 11 de agosto de 2009
La crisis provoca que desciendan las adopciones internacionales


Las solicitudes de adopciones internacionales han experimentado un descenso en los últimos años en Galicia, así como en el resto del Estado, y en lo que va de 2009, por los efectos de la crisis, se han visto reducidas a favor de las nacionales, pese a que los años de espera son más.

Las adopciones nacionales tienen una espera media de siete años, frente a los tres para algunas internacionales, como en el caso de los menores naturales de China. Por su parte, con respecto a los nuevos países acreditados, como Vietnam en 2008, ya hay asignaciones en Galicia, según explicó a Europa Press la jefa de servicio de Defensa do Menor de la Xunta, María del Sagrario González Parra.

En cuanto al coste del proceso, las adopciones internacionales oscilan entre los 7.000 euros y unos 11.000 euros, dependiendo del país de procedencia del menor. Las tarifas son aprobadas por las comunidades autónomas en coordinación con el Ministerio de Sanidad y Política Social.

Además, de la incidencia de la situación económica, ha influido en la tendencia descendente que algunos países piden "más exigencias" a los padres que van a adoptar, manifestó María del Sagrario González Parra.

La tendencia de bajada de las adopciones no sólo se registra en Galicia, sino que se da en todo el territorio nacional, con una reducción significativa en 2007 y 2008. En concreto, el año pasado en la comunidad gallega fueron adoptados 175 menores extranjeros y 58 nacionales.

Con respecto a 2007, las adopciones internacionales fueron 56 menos en 2008, al pasar de 231 a 175; y las nacionales registraron 18 procesos menos, tras bajar de 76 hace dos años a 58 el ejercicio pasado, según datos de la Consellería de Traballo e Benestar.

Otro de los factores que apunta Sagrario González que influyó en el descenso de las adopciones internacionales consiste en que algunos países como Etiopía, que se sitúa a la cabeza en los de menores extranjeros adoptados en Galicia en 2008, establecen "problemas" con las familias monoparentales. También algunos países están promocionado las adopciones nacionales dentro de su propio territorio, frente a las internacionales y en otros casos las tarifas aumentan, lo que puede haber influido en esta tendencia descendente.

Además de a Etiopía, los gallegos que han querido aumentar la familia han recurrido para las adopciones de menores a otros países como China (28), Colombia (18), Brasil (6); Rusia (5), Ucrania (4), y Filipinas (3).

ElCorreoGallego.es



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:54 a. m. | Permalink |


2 Comments:


At 8:31 p. m., Anonymous Anónimo

POR FAVOR VERIFIQUEN LOS DATOS: NO EXITE NINGUNA TARIFA APROBADA POR LA ADMINISTRACIÓN ESPAÑOLA QUE MARQUE LO QUE TE VA A COSTAR EL PROCESO.
Y LA MAYOR PARTE DEL GASTO SE REALIZA DURANTE EL VIAJE, EN GASTOS DE HOTEL Y TRASLADOS, Y LA DONACIÓN AL CENTRO DE ADOPCIÓN DEL NIÑO/A.
Y MAS QUE LA CRISIS, EL PROBLEMA PRINCIPAL ES EL TIEMPO DE ESPERA.

 

At 10:22 a. m., Blogger Redacción Tulay

Estimado usuario,

No estoy de acuerdo con lo que dice.

En primer lugar decirle que las "tarifas" se refieren al coste que impone la administración a las Agencias de adopción. Todas las agencias de adopción tienen unas tarifas que deben ser aprobadas por las comunidades autónomas.

Cada país tiene sus propios gastos y por tanto no se debe generalizar. En en caso de Filipinas, por ejemplo, los gastos externos de los que usted habla no representan ni un tercio de lo que cuesta la "tarifa" impuesta a la Agencia de adopción. Cada país es único.

La actual crisis ha afectado y mucho en el descenso del número de solicitudes. Con informarse un poco lo comprobará. Conozco casos de unas cuantas familias que han tenido que interrumpir el proceso a mitad de camino por estar en paro y no poder asumir los gastos.

Quien realmente quiere adoptar, no deja de adoptar por el tiempo de espera excesivo, en todo caso cambia de país, pero no abandona.

Si una familia abandona por exceso de tiempo de espera, considero que no tenía las cosas demasiado claras. Creo que el amor y la necesidad de tener un hijo es mayor que el tiempo que se pueda tardar en tenerlo.

Un saludo,

Enrique