miércoles, 12 de agosto de 2009
La mamá feliz



Quiero compartir con vosotros nuestra alegría, mi pequeño filipino es un encanto, Marcel es un niño muy simpático y cariñoso, tiene curiosidad en mirarlo todo, tocar, oler y sobretodo observar todo lo que hacemos tanto su padre, su hermano y yo, no pierde detalle de nada.

Desde el primer segundo que lo vi me di cuenta que Mi Pequeño Filipino sería Mi Realidad Filipina, era lo que yo siempre me había imaginado, y supe que sintonizaríamos perfectamente. A Marcel le caímos muy bien y ya estando en el Sun&Moon únicamente quería estar con nosotros, no hacia caso de nadie sólo tenía ganas de estar con su nueva familia; jugó muchísimo con Roger (que por cierto me maravillo del hijo que tengo, hizo de Kuya-hermano mayor en Tagalo- a la perfección), todo el rato gateaba de un sitio a otro y nos seguía por dónde fuéramos, le dimos la comida y los biberones sin problema, le cambiamos, le vestíamos… todo con total normalidad.




Muchas de vosotras, amigas mías, me advertisteis de situaciones o sentimientos que nos podrían venir, que quizás me viniera un bajón, o que incluso podría ser normal sentir como un rechazo hacia el niño, pues os digo que no nos sucedió ni a Jordi ni a mi, sé que Marcel lo sentiré como hijo mío dentro de muy poquito tiempo, día tras día le estoy cogiendo un cariño y noto un sentimiento hacia él muy grande, que incluso me sorprende a mi misma.

Nos hemos atrevido a irnos un fin de semana largo a la playa y ha ido divinamente, a Marcel le ha encantado la playa, el mar y sobretodo la piscina, os mando algunas fotos de esta semana, nuestra primera semana juntos.

Besos,

Marta (la mamá feliz), 29 de junio de 2009.

















Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:24 a. m. | Permalink |


0 Comments: