lunes, 5 de octubre de 2009
17 muertos en Filipinas por el tifón Parma



Unas 17 personas murieron a causa de las inundaciones y los deslizamientos de tierra causados por el tifón Parma a su paso por el noreste de Filipinas, informaron hoy las autoridades locales.

Siete de las víctimas, entre ellos dos niños, murieron después de que un corrimiento de tierra arrastrara una casa a un barranco en el pueblo de Itogon, provincia de Benguet, unos 210 kilómetros al norte de Manila.

Otras cinco personas perdieron la vida cerca a la localidad de La Trinidad, también en Benguet. Asimismo, un hombre se cayó del tejado de su casa, mientras un niño de dos años murió al intentar cruzar un camino inundado. En la provincia norteña de Isabela murieron dos personas más, y un hombre fue arrastrado por un río en la provincia de Pangasinan, según la policía.

Los daños materiales fueron menores a los esperados, señalaron también las autoridades. Tras su paso por Filipinas, Parma se acercaba ayer domingo a Taiwan.

La Oficina Central de Meteorología de Taiwan emitió un alerta mientras el tifón arremetía dentro del canal de Bashi, que se encuentra entre Taiwan y Filipinas.

A las 05:00 horas del domingo (21:00 GMT del sábado), el ojo de la tormenta se encontraba a 340 kilómetros al sur de Erlunpi, en el sur de Taiwan.

Parma se mueve a siete kilómetros por hora en dirección noroeste-norte con vientos sostenidos de 126 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 162 kilómetros por hora, indicó la oficina.

"Debido a que otro tifón, Melor, se está dirigiendo hacia las islas Ryukyu de Japón, Melor podría absorber la fuerza de Parma, haciendo que éste se quede en el lugar, recobre fuerzas y comience a moverse otra vez", indicó el meteorólogo Hsieh Ming-chang.

Si ello ocurre, Parma podría causar fuertes lluvias en el sur y sudeste de Taiwan, advirtió. El tifón pasó por Filipinas hoy con ráfagas de viento de una velocidad de hasta 210 kilómetros por hora. Unas 170.000 personas tuvieron que huir de sus casas.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 11:31 a. m. | Permalink |


0 Comments: