miércoles, 17 de febrero de 2010
Arranca la campaña para las elecciones legislativas en Filipinas




Estos comicios serán los primeros en la historia del país en los que se aplique el sistema del voto electrónico, aunque muchos dudan de que el proceso automatizado sea viable y la Comisión Electoral (Comelec) se prepara para un recuento manual en el 30 por ciento de los distritos.

A tres meses de la cita, los senadores Benigno "Noynoy" Aquino y Manny Villar están casi empatados en las encuestas de las presidenciales, con unos 15 puntos de ventaja sobre el depuesto ex presidente Joseph Estrada.

Según los últimos sondeos, Aquino suma el 37 por ciento de la intención de voto, seguido de Villar, con el 35 por ciento, y Estrada, con apenas el 12 por ciento, pero que podría dar el triunfo a uno u otro en función de si decide o no mantenerse en la carrera.

Desde principios de año, Villar ha recortado doce puntos a Aquino, su máximo rival y hasta ahora favorito número uno a la victoria electoral.

Villar, de 60 años, es un experimentado político cuyo éxito en los negocios le ha convertido en uno de los hombres más ricos de Filipinas, con un patrimonio estimado de 530 millones de dólares y por tanto muchos fondos para su campaña.

Por su parte, Aquino es diez años más joven, pero cuenta a su favor con un apellido ilustre y símbolo de oposición a la dictadura de Ferdinand Marcos (1965-1986).

"Noynoy" es hijo de la popular ex presidenta Corazón Aquino, fallecida el año pasado, y Benigno "Ninoy" Aquino, histórico rival de Marcos, cuyo asesinato en 1983 aceleró la caída del régimen.

La campaña para los casi 18.000 cargos provinciales, locales y municipales que también se deciden en los comicios empezará el 26 de marzo y se prolongará hasta el 8 de mayo, la jornada de reflexión previa a la llamada a las urnas.

Como es habitual en Filipinas, el proceso electoral estará sin duda plagado de un sinfín de acusaciones cruzadas de fraude, compra de votos y otras irregularidades, mientras las fuerzas de seguridad harán todo lo imposible por impedir que los candidatos solucionen a tiros sus disputas, sobre todo en la volátil región sur.

Los anteriores comicios de 2007 se saldaron con unos 200 muertos, una cifra considerada "normal" por los observadores internacionales que supervisaron en aquella ocasión las elecciones.


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:48 a. m. | Permalink |


0 Comments: