lunes, 12 de abril de 2010
Doble abandono de un niño adoptado


Artem Saveliev a su llegada al aeropuerto de Moscú


Hay noticias que te impactan, noticias que te duelen y noticias que te conmueven hasta lo más profundo de tu ser. La siguiente noticia pertenece al último grupo. Un niño dado en adopción que es posteriormente abandonado por sus padres adoptivos me parece la mayor crueldad que podemos dar a nuestros hijos. Haya pasado lo que haya pasado.

La noticia que sigue a continuación se desarrolla en Estados Unidos, pero en España no debemos dormirnos en los laureles. Aunque por ahora los casos de abandono de niños adoptados apenas suponen el 1-2 % de todas las adopciones, esto supone que de unos, pongamos por caso, 3000 niños que anualmente se adoptan en España a día de hoy, al menos 30 son abandonados nuevamente por sus familias adoptivas, lo que supone un fracaso estrepitoso de todas las partes implicadas (administraciones, familias, etc).

Y no penséis que noticias como la que sigue a continuación no se dan en España, porque OCURREN cosas muy parecidas. Conozco al menos un caso de un niño adoptado en África que fue posteriormente abandonado por su familia adoptiva española porque el padre adoptivo se dio cuenta de que era "racista" y no podía mirar a su hijo adoptivo.

Yo, a diferencia de muchas familias adoptantes considero que los Certificados de Idoneidad deberían ser infinitamente más duros que los actuales ya que deberían detectar casos como el mencionado o como el de la siguiente noticia. Un solo abandono significa un fracaso del sistema actual de selección o capacitación de las familias adoptivas.


Devuelven a Moscú al niño de siete años al que habían adoptado

La familia adoptiva se cansó de él y le mandó de vuelta a su país de origen. Por increíble que parezca, un niño ruso de sólo siete años ha sido enviado sólo en un avión con destino a Moscú por los que desde 2009 eran sus padres adoptivos. La pareja de estadounidenses que se hicieron cargo del menor han devuelto al pequeño porque, según han escrito en una misiva que portaba el niño, ya ni le necesitaban ni le querían.


Según informan los medios locales, el menor viajó sólo desde Washington hasta Moscú con un mensaje de su familia adoptiva. En dicha carta, la madre, una enfermera de 26 años, había escrito que ya no deseaban seguir siendo sus padres adoptivos.

Además, en la misiva se argumentaba que era un niño psicológicamente inestable, algo de lo que no se informó en el momento de formalizar la adopción.

Así, el menor fue enviado de regreso a Moscú en un avión procedente de EEUU y durante unas horas permaneció en una oficina federal del país ruso en la que los agentes investigaron el origen del pequeño.

Las autoridades identificaron al niño como Artem Saveliev, de sólo siete años y origen ruso. Los documentos que llevaba consigo el niño confirmaron además que había sido adoptado por una familia estadounidense en 2009 y que antes de ello vivía en un orfanato de la localidad rusa de Vladivostok.

El defensor de los derechos de la Infancia en Rusia, Pavel Astajov, ha criticado la actuación de los padres y ha asegurado que "no es la forma apropiada de rechazar una adopción".

El responsable ha explicado que las autoridades están estudiando la situación al tiempo que ha comentado que "es necesario aplicar un mayor control en el proceso de adopción de niños".



Carta de los padres adoptivos que llevaba Artem



Traducción al castellano de la carta de los padres adoptivos:

A quien le puede interesar,

Adopté a este niño, Artem Saveliev el 29 de Septiembre 2009. Este niño tiene problemas mentales. Es violento y tiene comportamientos psicopáticos severos. Me mintieron y me engañaron los trabajadores y la dirección del orfanato ruso en cuanto a su estabilidad mental y otros asuntos. Sin duda los empleados del orfanado estaban conscientes de los importantes problemas que tiene este niño. Sin embargo, eligieron representar mal esos problemas de forma importante para que saliera de su orfanato.

Después de darle lo mejor de mi misma a este niño, siento decir que para la seguridad de mi familia, mis amigos y yo misma, no deseo seguir criando a este niño. Como es un ciudadano ruso, le estoy devolviendo a vuestra custodia y me gustaría que esta adopción fuera anulada.

Sinceramente,

Torry Hansen

Creo que sobran comentarios...

Última hora: "A consecuencia de este caso, Rusia cancela las adopciones internacionales con EE.UU."... me parece una medida acertadísima.




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:02 a. m. | Permalink |


0 Comments: