jueves, 9 de junio de 2011
El Niño Jesús de Praga

Imagen del santo Niño filipino


¡Hola familias!

El primer fin de semana de Mayo tuvimos la oportunidad de ir a Praga, una ciudad preciosa que queríamos conocer desde hace ya bastante tiempo. El domingo 1 de Mayo pasamos la mayor parte del día visitando el castillo (el más grande de Europa) y por la tarde cuando volvíamos, pensamos acercarnos a la Iglesia del Niño Jesús de Praga sin saber si iba a estar abierta a esa hora.

Cada vez estoy más convencida de que las casualidades no existen. Vereis. Eran las 18.30 horas cuando llegamos al recinto. En la entrada vimos que había misa en español a las 18.00 h. Ya eran las 18.30 h pero decidimos entrar intentando no molestar.

No os lo vais a creer................. Lo primero que vimos al entrar fue la bandera de Filipinas en el altar!!!!!!!

Nos quedamos boquiabiertos, "pegados" que se dice en Andalucía. Nos mirábamos y asentíamos. En el altar había un Niño Jesús junto a la bandera de Filipinas y otro Niño Jesús en una vitrina de cristal al otro lado.

La iglesia estaba llena de personas de rasgos filipinos y varios sacerdotes filipinos celebraban también allí en Praga!!!!!. ¡Qué emoción!!

Os cuento todo esto porque sé que muchos de vosotros habríais sentido la misma emoción que experimentamos nosotros en esos momentos. Pues bien, una fuerza irresistible nos empujaba para querer averiguar a qué se debía esta celebración. Avanzamos rápidamente por un lateral de la Iglesia con la discrección que nos fue posible.

Encontré un hueco al lado de una sra. y a los dos minutos escasos ya estaba hablando con ella. Ya sabeis lo agradables y comunicativos que son. Me contó que eran parte de la comunidad filipina de Alemania y que habían venido en peregrinación al Niño Jesús de Praga acompañados de su Santo Niño. Algunos habían tardado más de nueve horas de autobus y acababan de llegar expresamente para esta celebración. Me habló de su devoción por el Santo Niño y me sugirió que visitáramos Cebú, preferiblemente en verano. Ya nos gustaría...



Cantaron, aplaudieron y al final se subieron muchos de ellos al altar con la bandera y las dos imágenes. Un montón de cámaras hacían fotos y la nuestra como podeis imaginar también. Os mando unas cuantas. No creo que les importe. Además cuando todo terminó y el sacerdote local llamó al orden, pedí permiso para hacerle una foto de primer plano al Santo Niño de la comunidad filipina y les pareció bien.

Queríamos compartir con vosotros esta experiencia que para nosotros fue muy intensa y que todavía saboreamos. Nos vinimos cargados de recuerdos y regalitos del Niño Jesús de Praga al que siempre nos sentiremos muy unidos.

Un abrazo muy fuerte

Carmen



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:51 a. m. | Permalink |


0 Comments: