miércoles, 19 de septiembre de 2012
Jollibee se come a McDonald's



La cadena Jollibee supera a la hamburguesería estadounidense en ventas y locales en Filipinas. La marca de la abeja sonriente tiene restaurantes también en EEUU y en varios países asiáticos

Cuando se habla de comida rápida en cualquier país del mundo a todos nos viene un nombre a la memoria: McDonald's. Es el indiscutible líder del mercado con 33.000 tiendas en más de 120 países y ningún competidor local ha podido hacerle frente, aunque toda regla tiene su excepción y esa se llama Jollibee. McDonald's ha encontrado un hueco de mercado en Filipinas, pero también a su más serio oponente, un rival que le está ganando la partida; de hecho ya se había ganado desde antes incluso de desembarcar el gigante estadounidense. La cadena de hamburgueserías Jollibee tiene más establecimientos, más ventas y más visitas, aunque para McDonald's la guerra está abierta y en cada rincón del país se pueden encontrar ambos establecimientos frente a frente en la misma calle.

Detrás de todo gran éxito empresarial se esconde un genio, alguien que anticipa el futuro en una serie de ideas y toma acción al respecto. En este caso se trata del creador de Jollibee, Tony Tan Cakting, un filipino descendiente de padres chinos que llevó su pequeña hamburguesería de barrio a ser la cadena de comida más grande del país. ¿Y cómo lo hizo? Pues muy sencillo: copiando a su rival. Antes de que McDonalds aterrizara en Filipinas su dueño ya había consolidado en pocos años una pequeña pero bien conocida cadena de comida con una imagen muy similar a la de las hamburgueserías del payaso Ronald. En efecto, la imagen de Jollibee es casi idéntica: dispone de una atractiva y sonriente mascota que gusta a los niños, una agradable bienvenida de los dependientes, empleados bien uniformados, establecimientos coloridos y una imagen de limpieza. Por otro lado, dispone de los mismos productos (patatas fritas, hamburguesas, pollo, helados, etc) y servicios (rapidez, empaquetado, servicio para coches, atracciones para los niños, etc).

La mascota es una abeja de cara sonriente que incluso a veces se puede ver por las calles subida a la parte trasera de un jeepney (el medio de transporte público más popular) como cualquier ciudadano más. Los filipinos tienen claro que refleja la alegría del buen vivir filipino, siempre sonriente y admirador de los valores familiares. El otro gran secreto es la adaptación de dicha comida rápida a los sabores filipinos. Sin duda las hamburguesas tienen un sabor muy diferente a las de la cadena norteamericana y disponen de productos tradicionales que a los filipinos les encantan como las bolas de carne, el arroz caldo, pancits, noodels. Destacan unos espaguetis al estilo local, con un fuerte sabor dulce, que los filipinos adoran. Además todos los productos se pueden mezclar con salsas típicas como en cualquier otro restaurante.

McDonald's ha reaccionado en los últimos años bajo el lema de renovarse o morir. Se ha dado cuenta de que más que vender hamburguesas, ha de ofrecer trozos de pollo sueltos con arroz, con mucho arroz, comida vital para cualquier filipino, además de espaguetis y salsas de acompañamiento. Jollibee se ha visto fuerte y ha contraatacado con un proceso de internacionalización abriendo más de 20 establecimientos en los Estados Unidos, así como en otros seis países asiáticos, especialmente en China.

Adrián Fernández
ElViajero.ElPais.com






Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:32 a. m. | Permalink |


0 Comments: