viernes, 16 de marzo de 2007
No se puede ser más feliz

Solamente imaginar el vuelco que pegará mi vida cuando reciba la tan deseada llamada me produce vértigo. ¿Qué pasaría si en lugar de un hijo fueran cuatro? Mi vida sería estresante, de eso estoy seguro, pero seguro que muy muy divertida, y sino mirad las caras de todos los que aparecen en el siguiente vídeo.





Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:26 a. m. | Permalink |