sábado, 17 de marzo de 2007
Asturias "agilizará" los papeles de 15 parejas para adoptar en China


Bienestar Social estima que los trámites se prolongan entre 2 y 5 años tras obtener el certificado de idoneidad


«Los asturianos esperan entre dos y cinco años antes de poder adoptar un menor procedente de otros países una vez conseguido el certificado de idoneidad». Ése es el tiempo medio que se prolongan los trámites legales para realizar una adopción internacional en el Principado, según apuntó ayer la directora del Instituto Asturiano de Atención a la Infancia, Familia y Adolescencia, Gloria Fernández. «De la Administración autonómica únicamente depende una parte del proceso, pero la rapidez con la que se realice la adopción va a depender finalmente del país de adopción elegido. Nosotros siempre estamos sometidos a la voluntad de los países de origen de los menores, que son soberanos», explicó Fernández, quien puntualizó que existen «grandes diferencias entre unos países y otros».

Así, en el caso de China, el país con mayor demanda en Asturias, «hay parejas que llevan esperando cinco años, mientras que en otros como Bulgaria, donde la adopción ha estado paralizada durante algún tiempo por problemas internos del país, puede solucionarse en uno o dos». Asturias tiene un cupo de adopción de 22 menores chinos al año.

Fernández garantizó, no obstante, que «ninguna pareja asturiana interesada en adoptar en China cuyo expediente esté pendiente de valoración, un total de quince, va a perder la posibilidad, porque la Consejería va a agilizar los trámites para que lleguen a las autoridades de este país antes de mayo». La fecha es clave, ya que, según todos los indicios, ese día entrará en vigor la nueva ley de adopción, que, entre otras medidas, estudia prohibir el acceso a esta opción a personas solteras, de más de cincuenta años u obesas, según precisó el Ministerio de Asuntos Civiles del gigante asiático. La nueva regulación, una enmienda a la ley de adopciones de 1992, que se debate en la Asamblea Nacional, el máximo órgano legislativo de China, impedirá adoptar también a padres y madres con problemas de ansiedad y depresión, o con ingresos inferiores a cierto nivel.

Los solicitantes de adopción en España, el segundo país que más niños chinos adopta -unos 3.000 anuales-, figurarán entre los principales afectados por la nueva ley. En Asturias varias asociaciones han expresado ya su preocupación por su entrada en vigor. Se calculan en cerca de un centenar las parejas asturianas que se pueden quedar sin adoptar con la nueva ley.

El Principado casi triplicó el número de solicitudes de adopción internacional en dos años, pasando de las 65 del año 2003 a las 168 de 2005, según los datos facilitados por Bienestar Social. Sesenta y cinco menores fueron adoptados por otras tantas parejas asturianas ese año. En total el programa de adopciones nacionales contabilizó 85 solicitudes.

En cuanto al programa de adopción internacional, el número de solicitudes de declaración de idoneidad casi se triplicó en un año, al pasar de las 60 registradas en 2004 a las 168 de 2005.

Los expedientes de adopción tramitados alcanzaron los 61, de los que 42 fueron para adopciones en China y 15 en Rusia, seguidos de México, Colombia y Filipinas. Finalmente, llegaron al Principado 33 niños.

A. Villacorta
28/02/2007
La Nueva España


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:06 a. m. | Permalink |


0 Comments: