domingo, 22 de abril de 2007
China, Rusia y Ucrania concentran el 80% de las adopciones realizadas en Euskadi


La adopción internacional, inexistente hace quince años, supera ya el 90% del total


Cada año se adoptan en Euskadi más de 300 menores. Este dato, sustancialmente mayor al de hace una década, viene dado por el aumento de adopciones internacionales, inexistentes en 1991 y que hoy suponen el 90% del total. China, Rusia y Ucrania son los países de origen del 80% de los menores acogidos por familias vascas.

Se estima que a día de hoy, el número de personas adoptadas en Euskadi es de 2.880, de los que los menores extranjeros suponen la gran mayoría, 2.268 (78%). Este fenómeno de la adopción internacional ha ido incrementándose progresivamente. Si en 1991 no hubo ningún menor extranjero adoptado por familias vascas y en 1992 sólo 4, en 2005 la cifra fue de 304 y el año pasado, a falta de datos oficiales, se estima que fue de 308. Por contra, las adopciones de menores nacionales han bajado de las 46 hace quince años a las 21 de 2006.

China, con el 44% de las adopciones en 2005, es el principal país de origen de los niños adoptados en Euskadi, según datos dados a conocer hoy por el Departamento de Asuntos Sociales. Le siguen Rusia, con el 25%, y Ucrania con el 11%. En general, cinco países concentran el 80% de las solicitudes de adopción, a saber, China, Rusia, Colombia, Etiopía y Ucrania. En menor medida, las familias vascas también solicitan niños de Nepal, Kazajastan, Brasil, Bolivia, Honduras, India, Panamá, Hungría, México o Filipinas.

Sin embargo, estos procesos son largos y no siempre se cumplen los requisitos para adoptar un niño. La duración media de un proceso de adopción en Euskadi ronda los tres años y en 2005 frente a las 689 solicitudes presentadas, se adoptaron 328 menores. El 63% fueron niñas y el 59% tenían entre 0 y 3 años. Los mayores de 9 sólo fueron el 7%.

Son muchas las razones por las que esta adopción no se materializa y no siempre porque las familias no cumplan los requisitos. Tal y como ha explicado el consejero vasco, Javier Madrazo, muchas veces son las propias familias las que rechazan la adopción, por ejemplo, porque la mujer se ha quedado embarazada.

Con todo, el Departamento de Asuntos Sociales del Gobierno vasco quiere regular el procedimiento que deben seguir las diputaciones forales, competentes en la materia, a la hora de ejecutar una adopción. Para ello, está trabajando en un decreto que se prevé que sea aprobado por el Consejo de Gobierno en los próximos meses.

En la actualidad ya existe un decreto que fija las condiciones que deben cumplir las entidades dedicas a gestionar estos proceso de adopción. Ahora el Ejecutivo vasco ha puesto la vista en la labor de las administraciones. El decreto regulará cuestiones como la declaración de idoneidad de las personas adoptantes, las actuaciones a realizar antes y después de la adopción o las edades de las familias y los menores.

La Ley Vasca del Menor fija que la familia adoptante debe tener más de 25 años y 14 más que el menor adoptado. El nuevo decreto señala que no habrá edad máxima para adoptar, pero sí una diferencia máxima de 44 años entre el adoptante y el adoptado, dos más que en la actualidad.

Madrazo ha explicado que "en la adopción se trata de primar siempre el interés superior del menor, buscar esa familia que el menor necesita y no ese menor que la familia quiere". La norma, que cuenta con el respaldo del Consejo Vasco de Bienestar Social, establece que "a más edad para adoptar, los niños serán de mayores". De este modo, una persona de 47 años podrá adoptar niños de más de 3, mientras que una de 53, sólo podrá con mayores de 9 años.

El consejero ha señalado que en el proceso de elaboración del decreto se ha alcanzado un cierto nivel de consenso con las diputaciones vascas, por lo que ha descartado que puedan generarse problemas competenciales con su aprobación.

Diariovasco.com
12/03/2007

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 11:23 a. m. | Permalink |


0 Comments: