miércoles, 24 de octubre de 2007
Aún hay gente maravillosa



Cuando veo actitudes y no solo con palabras sino con hechos, acerca del buen corazón de la personas y esa decisión por ayudar a los niños, me doy cuenta de que el mundo aún está lleno de gente maravillosa con grandes y buenos deseos. Muchas felicidades por ser tan humanos y dedicarse un poco a los demás.

Nosotros somos Ramón y Carmen, vivimos en Tenerife, también estamos en proceso de adopción en Filipinas. Con la ayuda de Avelinda estamos andando un "camino de paciencia y fe". Avelinda es una persona muy eficiente y con una voluntad de hierro.
La necesidad de ser padres unido al deseo de ofrecerle una oportunidad de vida llena de amor a un niño-a huérfano, fue el motor que nos hizo tomar esta decisión tan importante en nuestras vidas.

Después de mucho tiempo queriendo tener hijos y no llegar, pasé por dos operaciones de útero y una inseminación, pero aquello fue tal infierno que al salir del hospital pensé que si había tantos niños huérfanos por el mundo, porque nos empeñábamos en traer uno a base de sufrir y sufrir, de forma egoísta. Mi marido dejó pasar un tiempo prudencial después de la inseminación y un día me dijo:

- Mami, ¿Por qué no pensamos en la idea de adoptar?

Ahí fue el comienzo de nuestra mejor y más valiosa obra. Cada vez que ha habido que hacer un trámite, todo se retrasaba, vivimos en Canarias y no es por nada, pero aquí es verdad que todo va a otro paso, para nuestra desgracia.

Primero pensamos en China, pero al ver el reajuste que hicieron, lo desechamos. Después pensamos en Kasajastan, pero una ecai en Barcelona se negó a llevarnos el expediente adelante porque mi marido aún no tenía nacionalidad española.

No les voy a decir todo el tiempo que hemos perdido entre un despacho y otro y entre firma y firma.....Pero gracias a Dios siempre hemos tenido “angel” que nos va abriendo el camino y el mismo funcionario de Menor, nos recomendó que fuesemos a conocer a Avelinda en Anida, ecai con Filipinas. Tengo que decir que desde que la conocimos, nuestra ilusión de ser padres ha cobrado más fuerza, es una persona con una gran voluntad de ayudar. Ahora estamos en el plazo de que el tribunal del menor, firme el expediente y se lo entregue a Anida, ( por cuestión de no se que cosa, ese cargo está vacante a la espera de que se ocupe.... ¿ nos sabemos cuando? Hay que esperar....).

Somos dos personas humildes, con la ilusión y la responsabilidad de lograr nuestro sueño. Se que somos muchos los que actualmente estamos esperando noticias, porque sin duda, en este proceso largo y vital, es importante tener mucha paciencia.

Pero lo importante es la forma con que llevemos la espera, hay que tener paciencia y pensar que si aún no hay “dolores de parto “ como he leído a una compañera que ha escrito, es porque quizás no es el momento, y nuestro bebé aún ni siquiera haya nacido, debemos darle su tiempo, por mucho que nos cueste, y simplemente esperar pacientemente como quien espera el amor de su vida.

Igual que ustedes, y paralelo a todo el papeleo que toca hacer, nos llegó la curiosidad de ver fotos de Filipinas, después leer sobre su cultura, su situación, sus costumbres...con la idea preconcebida de si algún día llegamos a ser padres de un bebé filipino, que por nada del mundo pierda la esencia de su país, sino que siga manteniendo su identidad y su idiosincrasia, aunque se críe a miles de kilómetros de distancia de donde nació.

NO queremos un hijo para hacerlo a nuestra imagen y semejanza, sino un hijo que un día te pregunte:

- Mami, Papi, ¿Dónde nací yo ?.

Y ahí es donde tendremos que abrir el mapamundi sobre la mesa y con el dedo decirle:

- Aquí, mira en este lugar tan lindo, ahí naciste tú ... En FILIPINAS.


Gracias a todos.

Carmen


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:13 a. m. | Permalink |


0 Comments: