jueves, 15 de noviembre de 2007
Comentarios sobre el Check List de Filipinas


Quizás escrito no me quede tan “diplomático” como cuando lo digo por teléfono (y algunos me lo habréis odio decir hasta la saciedad), pero intentaré resumiros lo que casi todos pensamos cuando nos decidimos a ser padres por el camino de la adopción.

* Sobre la salud del hijo: Acepta lo que seas capaz de aceptar. No digas que sí a un niño que es por ejemplo sordo, si después no serás capaz de tirar con ese “problema” adelante.

* Sobre la salud de los padres biológicos: Dos cosas que a mi me han funcionado bastante bien:
  1. Si adoptara en otro país que no fuera Filipinas (yo lo he hecho dos veces, en India y en China), ¿Sabría algo de la salud de sus padres biológicos? Yo de mis dos hijas, lamentablemente, no se nada de sus progenitores.

  2. Yo quiero un niño sano, ¿Me importa que su padre o madre no lo sean? O me importa más saber que lo sé y que no sabré como explicarlo a mi hijo?
Respecto al segundo punto, un ejemplo que también he citado muchas veces: No es lo mismo aceptar un menor que ha nacido con síndrome de abstinencia fetal que aceptar un niño que su madre era alcohólica. El problema está más en saberle explicar al niño cuando tenga edad que su madre era alcohólica. Y lo mismo digo para las enfermedades mentales, o los antecedentes penales.

Todos sabemos de la importancia del Check-List, nuestro hijo sera el resultado de la "fórmula" que salga al cuplimentarlo.

No es lícito aceptar backgrounds negativos, como tienen muchos de los niños que pueden ser adoptados, sólo para acelerar una asignación.

No lo es, si una vez en casa nosotros decidimos que nuestros hijos no tienen porque tener acceso a esa información. En Filipinas si disponen datos de las familias biológicas nos las entregan, pero no nos las entregan a nosotros, esa historia LES PERTENECE a nuestros hijos.

Ellos tienen el derecho a saberla y nosotros nos hemos comprometido legalmente a transmitírsela.

No importa que nuestros hijos hayan venido de bebés o ya mayores, su historia biológica le pertenece y nosotros debemos transmitírsela desde que entran en nuestras vidas.

Es evidente que la información deberemos adaptarla a la edad que vayan teniendo, pero lo que no podemos hacer es ignorarla.

Y todo esto no lo digo yo, lo dicen la Ley de Adopción Internacional y un montón de psicólogos que trabajan en Adopción Nacional e Internacional.

Un abrazo y felicidades por todos los pasos que vais avanzando hacia vuestros hijos

Mónica y Concha



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 8:10 a. m. | Permalink |


0 Comments: