lunes, 28 de enero de 2008
Filipinas ha sufrido nueve intentos de golpe de Estado desde 1986




Filipinas revivió a finales del año pasado la experiencia de una asonada militar fracasada y el Gobierno se vio abocado a ordenar el toque de queda en Metro Manila y las provincias circundantes.

Desde que el 25 febrero de 1986 la protesta pacífica de miles de filipinos acabó con la llamada "dictadura conyugal" de Ferdinand e Imelda Marcos que ocasionó su exilio mientras Corazón Aquino asumía la presidencia del país, se han producido numerosos intentos de golpe de Estado en Filipinas, siete de ellos durante el mandato de Aquino, entre 1987 y 1992.

El 6 de junio de 1986 un grupo de oficiales del Ejército, seguidores del depuesto presidente ocuparon un hotel de Manila y declararon Presidente a Arturo Tolentino, quien se había presentado a las elecciones con Marcos, como candidato a la Vicepresidencia. Los amotinados se rindieron dos días después.

El 23 de noviembre de 1987 el teniente general Fidel Ramos, entonces jefe del Estado Mayor, desarticuló una conjura de militares insatisfechos afectos a Juan Ponce Enrile, hasta entonces ministro de Defensa, que fue destituido cuatro días después.

El tercer intento de golpe de estado contra Corazón Aquino ocurrió el 27 de enero de 1987. Militares leales a Marcos se amotinaron y ocuparon las instalaciones de emisoras de radio y televisión durante dos días y medio antes de deponer su actitud.

El 27 de agosto de 1987 se produjo una nueva intentona de golpe de estado dirigida por el coronel Gregorio Honasan que fue sofocada en 48 horas tras duros enfrentamientos que acabaron 55 muertos y mas de 250 heridos, entre ellos el hijo de la presidenta.

El 29 de noviembre de 1989 un grupo de militares de cuerpos de élite, vinculados a Gregorio "Gringo", atacaron una estación militar de comunicaciones en Tagaytay, en un intento de golpe de Estado que no prosperó.

El 4 de octubre de 1990 dos centenares de militares filipinas se hicieron fuertes en los cuarteles de dos ciudades de la isla de Mindanao, pero la intentona fue sofocada por las autoridades.

El 20 de enero de 2001 una revuelta popular pacífica respaldada por la Iglesia Católica, la comunidad empresarial y los militares acabó con el Gobierno de Joseph Estrada, acusado de corrupción. Gloria Macapagal Arroyo accedió desde la vicepresidencia de Filipinas a la jefatura del Estado.

El 27 de julio de 2003 unos 300 militares, dirigidos por un grupo de jóvenes oficiales, ocupó un complejo de lujo de Manila, tomó rehenes y exigió la dimisión de Macapagal Arroyo y otros miembros del Gobierno, a los que acusó de corrupción. La intentona se resolvió horas después de manera pacífica con la rendición de los militares alzados.

El 24 de febrero de 2006 la presidenta, Gloria Macapagal, declaró el estado de emergencia en todo el territorio filipino tras el arresto de dos altos mandos militares y otro de la Policía a los que acusó de estar implicados en una conspiración para dar un golpe de Estado.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:35 a. m. | Permalink |


0 Comments: