miércoles, 13 de agosto de 2008
Los desplazados por el conflicto en el sur de Filipinas ascienden a 165.000




Los intensos combates librados entre el Ejército filipino y los rebeldes del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), en el sur del país, han causado al menos 28 muertos y desplazado a unas 165.000 personas, indicaron hoy fuentes oficiales.

Los combates entre el Ejército filipino y los rebeldes del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), en el sur del país, han causado al menos 28
Los desplazados por el conflicto en el sur de
Cerca de 160.000 civiles se han visto obligados a huir de sus casas en la provincia de Cotabato del Norte, donde han muerto siete rebeldes, un soldado y un civil, desde que el pasado fin de semana estallaron los combates.

En la vecina isla de Basilan, los desplazados suman 5.000, mientras que 15 guerrilleros, tres civiles y un soldado han perdido la vida.

La mayoría de los desplazados de Cotabato del Norte han sido alojados en centros de evacuación temporales o en casas de sus familiares, según el Consejo Nacional de Coordinación de Desastres.

Además, el programa de Programa de Alimentos de la ONU ha arrojado desde el aire un total de 400 toneladas de arroz sobre las comunidades de Cotabato afectadas por la violencia, con el objetivo de atajar la crisis humanitaria.

Hace un mes, las fuerzas del FMLI comenzaron a ocupar localidades de Cotabato y de la isla de Basilan, de mayoría cristiana, forzando a los granjeros de la zona a dejar sus hogares.

El Gobierno filipino dio un ultimátum a los rebeldes para que se retiraran antes del viernes.

Desde entonces, el Ejército combate las posiciones de la guerrilla con fuego de artillería y helicópteros.

Hasta ahora, el Gobierno ha recuperado el control de dos localidades en Cotabato y de otra en Basilan.

Al menos, otros 13 pueblos siguen en manos de los rebeldes, aunque fuentes de la Policía Nacional Filipina aseguran que la guerrilla ha comenzado a replegar sus fuerzas desde el Norte de Cotabato a la cercana Maguindanao, que sí pertenece a la Región Autónoma del Mindanao Musulmán (ARMM).

'Continuaremos con las operaciones hasta que el MLF no acepte retirarse de forma pacífica', dijo el jefe del Ejército, Gen Alexander Yano.

Los enfrentamientos ocurren cuando el proceso de paz entre el Gobierno y el FMLI está atascado, después de que el Tribunal Supremo bloquease el pacto territorial que abría el cauce hacia la solución de un conflicto que empezó hace casi 40 años, que ha provocado dos millones de desplazados y ha causado 120.000 muertos.

El acuerdo incluye la convocatoria de un plebiscito en 712 municipios del sur para decidir si se integran en la ARMM, poblada actualmente por una mayoría cristiana, pero musulmana en el pasado.

Fundado en 1984, el FMLI es la mayor organización separatista del archipiélago con más de 12.000 militantes, muchos de los cuales siguen combatiendo al Ejército pese al alto el fuego vigente desde 2003.

El sur de Mindanao es una de las áreas más pobres de Filipinas, donde nueve millones de católicos mantienen una difícil convivencia con cuatro millones de musulmanes.

Cotabato del Norte, una provincia rural con una población de más de un millón de personas, no se ha recuperado aún de los efectos del tifón Fung-Wong, que hace un mes destrozó las precarias granjas de los habitantes.

Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 1:27 p. m. | Permalink |


0 Comments: