martes, 12 de agosto de 2008
Filipinas anhela un turismo de calidad compatible con la preservación natural


El ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas, Alberto Romulo (2i), y el ministro de Turismo filipino, Joseph Durano (d), junto al comisario de la muestra, Emilio Fernández Castaño (2d), son atendidos por una representante del Pabellón de Filipinas en la Expo de Zaragoza 2008



Filipinas, un archipiélago formado por más de 7.000 islas, quiere lograr un equilibrio entre su desarrollo turístico y la preservación de sus recursos naturales, según ha afirmado hoy su ministro de Turismo, Joseph Durano, quien además ha defendido la educación como única vía para erradicar la faceta sexual del sector.

El ministro de Asuntos Exteriores de Filipinas, Alberto Romulo, y el ministro de Turismo filipino, Joseph Durano, junto al comisario de la muestra, Emilio Fernández Castaño, son atendidos por una representante del Pabellón de Filipinas en la Expo de Zaragoza 2008 donde el pasado día 30 de junio se celebró el Día de Filipinas.

Así lo ha asegurado Durano con motivo de la celebración del Día de Filipinas en la Exposición Internacional Zaragoza 2008, en coincidencia además con la conmemoración del Día de la Amistad de su país con España.

Filipinas, ha añadido, no promueve el turismo sexual frente a otros países que están abiertos a él, de hecho lo prohíbe, pero la realidad es que muchas de las mujeres que practican la prostitución lo hacen de forma individual y el Gobierno "no puede saber qué ocurre en cada habitación".

La labor del Gobierno, ha enfatizado, pasa por la educación para mostrar a los menores que existe una alternativa de vida. "Es la única manera de erradicar ese estilo de vida, que además para Filipinas, que es aún una nación católica, está considerado inmoral".

A diferencia de otros destinos de su entorno con los que compite, Filipinas cuenta con uno de los más ricos ecosistemas marinos y es una de las localizaciones favoritas para los submarinistas, ha subrayado Dorano, quien ha comentado que la meta del país es alcanzar cinco millones de turistas extranjeros en 2010 y un gasto en el país de 5.000 millones de dólares.

En ese aspecto, ha precisado que actualmente el 60 por ciento de los turistas que viajan al país proceden del norte de Asia (Japón, Taiwán, Corea y China), el 20 por ciento de norteamérica, el 10 por ciento de Malasia o Vietnam y otro tanto de Europa.

Los turistas extranjeros en 2003 fueron 1,7 millones y el año pasado llegaron a 3,1 millones y el sector ha pasado en ese periodo de representar el 3 por ciento del Producto Interior Bruto al 10 por ciento, ha precisado, pero el objetivo del país no es tanto acelerar el crecimiento de turistas sino la sostenibilidad de sus destinos turísticos.

No obstante, ha apuntado que siempre hay un "tira y afloja" entre quienes persiguen un incremento del turismo sin control frente a quienes defienden la preservación del medio ambiente.

Filipinas persigue, en aspecto, fomentar un turismo de calidad y, en ese sentido, ha contrapuesto el desarrollo turístico masivo de Boracay, en el que los hábitats naturales se han sido destruido, y el de Palawan, donde cada isla tiene un número limitado de complejos turísticos.




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:38 a. m. | Permalink |


0 Comments: