lunes, 29 de septiembre de 2008
La Comunidad de Madrid estudia que las madres que no puedan atender a sus hijos puedan darlos en adopción



La Comunidad de Madrid estudiará la mejor forma para que las madres que, por diferentes causas, no puedan atender a sus hijos puedan darlos en adopción preservando siempre su identidad, por lo que no sería necesario formalizar la entrega en el hospital cuando se da a luz, tal y como se viene realizando hasta ahora.

El estudio de la cuestión se produce tras el abandono de un bebé en una parroquia del centro de Madrid. Afortunadamente, la criatura se encontraba en perfecto estado de salud. El hallazgo se produjo poco antes de las 11.30 horas cuando un indigente que estaba pidiendo limosna a las puertas de la iglesia escuchó el llanto de un niño que procedía del interior de la parroquia.

Según la consejera de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Engracia Hidalgo, con el estudio de esta iniciativa se pretende que "las mujeres madrileñas que se encuentren en esta dramática situación y quieran dar a su hijo en adopción puedan hacerlo de forma segura y responsable, protegiendo su identidad y la salud e integridad física de los más pequeños".

El bebé se encuentra actualmente ingresado en un centro tutelado por la Comunidad de Madrid, y su estado se salud es "perfecto", según informó la consejera. "En todo momento ha estado atendido por un equipo sanitario, ya que en el centro trabaja un médico, tres diplomados universitarios en enfermería y una auxiliar de enfermería", aclaró.

Hidalgo confió en que "las mujeres con problemas no abandonen a sus menores y se comuniquen con la Consejería para que se les ofrezca la mejor solución, ya que el Ejecutivo de Esperanza Aguirre las apoyará en todo momento", apostilló.

En total, el Gobierno regional tiene 125 residencias con 1.800 plazas para la acogida de menores que, por distintas circunstancias, no pueden permanecer bajo el cuidado de sus familias. En uno de estos centros se encuentra el bebé abandonado ayer en el interior de la parroquia carmelita de Santa Teresa y San José.

En este sentido, Hidalgo recordó que, tan sólo en la Comunidad de Madrid, 2.500 familias están esperando poder adoptar un niño de entre 0 y 3 años como el que fue abandonado ayer. Asimismo, 69 madres dieron a sus hijos en adopción a través de renuncias hospitalarias.

En este tipo de renuncias, la madre comunica al trabajador social del hospital su deseo de entregar a su hijo en adopción. La consejera señaló que precisamente lo que va a estudiar el Gobierno autonómico es que las madres no tengan que decidir en el mismo momento de dar a luz, sino que puedan hacerlo de forma meditada y con todas las garantías.



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:35 a. m. | Permalink |


0 Comments: