miércoles, 21 de enero de 2009
Mimar a los recién llegados


La adopción de niños extranjeros crece en Navarra. Son ya más de 800 en los últimos años. Y esa cifra podría incrementarse si no existiera el temor de muchos padres a que sus hijos adoptivos vengan de su país de origen con algún tipo de enfermedad que pueda convertir la existencia de los pequeños en un calvario. Para mejorar esa situación, el Gobierno de Navarra, a través de los Departamentos de Asuntos Sociales, Familia, Juventud y Deporte, y de Salud, ha puesto en marcha un nuevo protocolo médico de atención a menores adoptados en Navarra, procedentes del extranjero. Esta iniciativa se concreta en una herramienta informática que permitirá «proporcionar la adecuada atención a estos niños y niñas, teniendo en cuenta las singularidades de sus países de origen». Una forma de «mimar» especialmente a los recién llegados a tierras navarras para garantizar su buena salud.

La consejera de Asuntos Sociales, Familia, Juventud y Deporte, María Isabel García Malo, y la consejera de Salud, María Kutz Peironcely, explicaron el origen y objetivos de este protocolo, que tiene su punto de partida en una guía de valoración pediátrica en adopción internacional, que fue elaborada por la Coordinadora de Asociaciones en Defensa de la Adopción y el Acogimiento (CORA) junto con un equipo de siete pediatras expertos en el tema, procedentes de toda España.


Adaptar el modelo

Este protocolo constituye una adaptación de esta guía al sistema sanitario de cada comunidad. Por un lado, la adaptación de la guía de CORA a la singularidad de Navarra, y por otro, la historia clínica informatizada de que dispone el Servicio Navarro de Salud, permiten, según la consejera Kutz, actuar directamente sobre el terreno. De hecho, de los niños adoptados en la Comunidad foral, un 15 por ciento presenta patologías no reconocidas en el momento de la adopción y, de los datos que se aportan en temas como vacunaciones o antecedentes progenitores del niño, no existen garantías de fiabilidad.

Para paliar este tipo de deficiencias, se ha creado este protocolo de actuación de salud, según informó el Ejecutivo foral en un comunicado. En concreto, su implantación servirá, por un lado, para «mejorar el estado de salud y la integración del menor o la menor una vez comprobados los trastornos o conductas», y por otro, para «capacitar a los profesionales para que desarrollen con éxito su labor de atención al menor».

Según Kutz, tras la llegada a España del menor o la menor, el protocolo médico de atención a menores adoptados se desarrolla en tres fases: en la primera se recaba información relativa a factores de riesgo con los que el menor o la menor pudo estar en riesgo, problemas de salud específicos en su zona geográfica o de origen y otros datos de interés médico que a veces son deficitarios o inexistentes (fase pre-adoptiva), la segunda fase consiste en comprobar los problemas y trastornos más frecuentes e intentar controlarlos siguiendo su evolución.

Esto se hace a través de una visita inicial al pediatra en las primeras 24 horas o primeras dos semanas, según la gravedad del problema. Y, por último, una tercera fase que consiste en realizar un cuidadoso seguimiento de los resultados obtenidos por medio de pruebas médicas. Kutz dijo también que, todo este proceso que integra los antecedentes, la evolución y los posibles diagnósticos aplicados al niño o la niña, quedará registrado en la herramienta informática «historia electrónica», de que dispone la red de centros sanitarios del Servicio Navarro de Salud.


Datos de adopción

Por su parte, la consejera García Malo facilitó los datos relativos a adopción en Navarra en los últimos años. En concreto, en la Comunidad foral, entre 1997 y 2007, 1.981 familias recibieron información en temas de adopción, se gestionaron 1.426 solicitudes, y 812 niños y niñas fueron adoptados. Respecto a este año, los datos de que se dispone hasta la fecha son los siguientes: se han adoptado 59 menores procedentes de Bolivia (2), Brasil (2), China (9), Colombia (3), Etiopía (14), Kazajstán (1), Perú (6), Rusia (13) y Ucrania (9).

Por sexo, 26 menores son niños y 33 niñas. En cuanto a la edad, 26 menores tienen entre 0 y 2 años; 17 entre 3 y 5 años; 10 entre 6 y 8 años; 3 entre 9 y 11 años y 3 también entre 12 y 14 años. Además, se han formalizado 110 nuevas solicitudes que van dirigidas a Colombia (20), Rusia (19), China(21), Vietnam (13), Perú (11), Etiopía (6), Ucrania (4), Nepal (3), Bulgaria (2), Chad (2), Filipinas (3), Argelia (1), Chile (2), India (1), Kazajstán (1) y México (1).

Asimismo, García Malo afirmó que, desde el Gobierno de Navarra, se viene trabajando de forma especial en el proceso de integración de los más de 800 niños y niñas adoptados por familias navarras en los diez últimos años, desde una perspectiva más amplia (tanto en el ámbito familiar, como en el social, educativo, y sanitario), por la complejidad que la adopción internacional conlleva y, con ella, la adaptación del menor a su nueva vida. En este punto se sitúa la necesidad de crear este nuevo protocolo médico de atención a los menores adoptados en la Comunidad foral.

Alberto Lardiés
Abc.es


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:55 a. m. | Permalink |


0 Comments: