jueves, 4 de junio de 2009
Un mes con Mathew


Mathew, mayo de 2009


Hola familias,

Ante todo pedir perdón por nuestra tardanza en escribir, pero hemos estado un poco desconectados, dedicándonos por entero a nuestro hijo.

El encuentro con nuestro hijo fue la experiencia mas bonita de nuestras vidas, nos encontramos con un niño precioso que nos decía papi y mami nada mas vernos aunque parecía muy tímido, le llevamos una mochila de "cars llena de muñecos y coches", pero no parecían gustarle los muñecos, se vuelve loco con los coches, le dimos un cochecito y se volvió loco de contento, empezamos a jugar con él durante horas. Pasamos dos días en Cebú en el orfanato de nuestro hijo y desde la primera noche durmió con nosotros en la habitación, sin llorar nada, no nos extrañaba, si se despertaba miraba desde su cunita para ver si estábamos y se volvía a dormir, es como si hubiéramos estado juntos toda la vida. Es un niño muy alegre y cariñoso, aunque con mucho genio y carácter y un verdadero terremoto, tiene una actividad increíble, está todo el día corriendo por la casa o por el parque, se le ve totalmente feliz, ha conquistado con su sonrisa a toda la familia, los abuelos están que se les cae la baba con él, porque es muy listo y espabilado y aprende con mucha rapidez, ya sabe decir muchas cosas en castellano y lo entiende todo, no deja de sorprendernos cada día porque de repente se pone a cantar el alfabeto en inglés y cuenta hasta 20 en español y en inglés.

El viaje de vuelta fue un poco pesado, sobre todo para Mathew que venía con fiebre, se nos puso malito en Manila y gracias al Dalsy y Apiretal le controlamos la fiebre y también gracias a Lita que le llevó a su pediatra, antes de viajar para que nos quedáramos mas tranquilos y afortunadamente no era nada importante.

En Semana Santa estuvimos en la playa con él y le encantó, nos vinimos porque tenían que ponerle vacunas, ahora después del primer control con ACI, que seguramente será a mediados o finales de mayo nos volveremos a la playa para quedarnos un mes, porque disfrutó un montón con la arena, aunque ha venido un poco mimado por los abuelos, tíos y primos y de comer solo ha pasado a decir que es mi bebé, esconde las manos y dice que se lo de mami, supongo que tiene que recuperar la infancia perdida.

llevamos poco mas de un mes con nuestro hijo y parece que lleváramos toda la vida juntos, la adaptación está siendo estupenda, come de todo, aunque le cuesta masticar, sobre todo la carne hay que pasársela con la batidora, porque se lo traga casi entero, al principio comía con muchísima ansiedad y poco a poco va comiendo mas despacito y aprendiendo a masticar, toma mucha leche con colacao, y en el mes que lleva con nosotros ha crecido y engordado casi dos kilos, porque venía muy bajito de peso y de talla, aunque totalmente sano. La verdad es que la foto de asignación no se correspondía con la realidad, parecía gordito y nos encontramos un niño muy delgadito.

Para todos los que estáis esperando recoger a vuestros hijos, esperamos que muy muy pronto os llegue ese momento maravilloso, al final todo llega y se pasa de un estado de nerviosismo, a una paz y una felicidad inmensa.
Besos para todos.

Mª Antonia/Miguel




Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 9:00 a. m. | Permalink |


0 Comments: