jueves, 3 de diciembre de 2009
Enterramientos en Sagada, Filipinas



Sagada es un municipio de la provincia de "La Montaña", en el extremo norte de la isla de Luzón, que tiene como uno de sus principales atractivos turísticos la forma en que sus habitantes dan sepultura a sus difuntos. De hecho está reconocido como uno de los cementerios más impactantes de todo el mundo.

La primera peculiaridad es que cada cual, cuando llega a edad adulta, se hace su propio féretro, con maderas diversas y “a medida”. Sólo en el caso de personas muy mayores o enfermas, será un pariente o alguien allegado quien se encargue de esa tarea.



La segunda es que, una vez fallecido, se introduce el cadáver en su féretro en posición fetal, lo que le provoca numerosas fracturas óseas, y es trasladado a los cercanos acantilados, donde se encuentran numerosas cuevas en cuyo interior se van apilando por cientos en algunas ocasiones.



También se dan casos en los que, haciendo uso de recios anclajes en la piedra, los féretros quedan "adosados" a la pared del acantilado.

Este rito, que se supone tiene más de dos mil años de antigüedad, ha sido abandonado recientemente, ya que el último entierro en celebrarse de esta forma ocurrió haceunos diez años.



Los indígenas de la zona no entierran a sus muertos porque consideran que los espíritus deben ser capaces de vagar libremente; enterrar un alma en la tierra supone un obstáculo para el espíritu.

Curiosamente, durante el cortejo fúnebre, los nativos hacen ruido, agitan el ataúd y siguen trayectos erráticos para llegar a las cuevas con el fin de confundir al espíritu del difunto e impedirle, de esta forma, encontrar el camino de regreso a la aldea.



Os dejo a continuación con un vídeo que muestra las bellezas naturales de la zona y que nada tienen que ver con esa peculiar forma de enterrar a su muertos.







Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 11:29 a. m. | Permalink |


0 Comments: