miércoles, 9 de febrero de 2011
Filipinas quiere a sus niños



Desde que se proyectó en TVE2 la pasada semana el reportaje sobre Manila del cual puse el viernes pasado un enlace para verlo (Los Desheredados de Manila), he recibido unos cuantos correos que van en la misma línea:

"Que decepción. Pensaba que Filipinas quería a su niños y después de ver el documental, me doy cuenta de que no es así. Llevo dos días llorando sin parar".

Yo por lo menos estoy total y absolutamente en contra de esta idea. Los niños de los orfanatos filipinos están bien cuidados, más bien diría que están muy bien cuidados para lo que viene a ser habitual en los orfanatos de todo el mundo. Nunca les falta comida, tienen revisiones periódicas médicas y si surgen complicaciones de cualquier tipo, "suelen" tener medicinas para tratarlos. Pero sobre todo tienen cariño, tienen unas cuidadoras, que como en España, se vuelcan con los niños y les dan amor. Y todo esto debe ser lo más importante para nosotros.

El proceso de adopción en Filipinas está reconocido internacionalmente como uno de los más seguros y transparentes del mundo. El interés de los menores está SIEMPRE por encima del interés de las familias adoptantes... como tiene que ser, cosa que no pueden decir muchos países. Las tarifas son muy muy ajustadas, diría que insuficientes para todos los problemas que tienen ahora de falta de personal... pero ese es otro cantar.

El reportaje del otro día no hablaba de ésto. Hablaba de los miserables, los desheredados, los que nadie quiere en un país del tercer mundo, que apenas tiene recursos económicos y con un grado de corrupción más que considerable. ¿Ver a niños en las calles desatendidos, ver a niños recluidos en cárceles y desamparados es no querer a sus niños? Esta situación, lamentablemente existe en la gran mayoría de países del tercer mundo, sino peores... y ello no significa que los filipinos no quieran a sus niños. Además recordar que la totalidad de niños que aparecían en ese reportaje son niños con familia y en principio no adoptables.

Tampoco hay que irse muy lejos para ver situaciones desesperadas, como el chabolismo gitano en nuestro país, con niños desnudos, rodeados de ratas y sin escolarizar. O algunos centros juveniles en los que se imparten malos tratos sistemáticos a sus chavales. O miles de niños que han sido dados en adopción ilegalmente hasta hace muy muy pocos años y que ahora aparecen sus casos en los periódicos. Cito estos tres casos españoles pero hay muchísimos otros. ¿En España no queremos a nuestros niños? Si una televisión americana viniera a España ha hacer un reportaje sobre la infancia en España ¿qué creéis que sacarían? ¿Unos niños jugando en un parque tranquilamente o esos otros niños de las chabolas?

Me parece mucho más terrible lo que ocurre en España que lo que ocurre en Filipinas. Por la sencilla razón de que aquí sí hay recursos económicos para que esas cosas no ocurran y siguen pasando. A pesar de todo, es mucho más fácil mirar para otro lado y destinar el dinero a otras cosas.

Situaciones límite, situaciones en las que se violan los derechos de los niños existen en TODOS los países del mundo. Pero esas acciones no se puede generalizar al conjunto de la sociedad.

Filipinas NO tiene dinero. No tiene recursos para atender a 40 millones de pobres que sobreviven con menos de 1-2 euros al día. Toda la población española. Filipinas no tiene recursos para atender como se merece a 2 millones de niños que nacen cada año en Filipinas. 2 millones de niños.

La sociedad filipinas es muy parecida a la española. El concepto "familia" es muy muy importante. Sino quisieran a sus niños habría muchísimos más niños en adopción anualmente. Cosa que no es así. Las familias pobres tienen 10-14 hijos de media y aunque no tengan donde caerse muertos, los tratan de conservar a toda costa. Eso es querer a sus hijos.

Se que duele ver a políticos con ideas peregrinas, corruptos e insensibles al dolor de los más necesitados. Pero de esos hay allí y aquí. La diferencia, vuelvo a decir, es que aquí hay recursos económicos que allí no tienen. La diferencia es que allí los pobres de solemnidad son 40 millones, aquí NADIE se muere de hambre. La diferencia es que aquí apenas hay niños, necesitamos niños porque nuestra sociedad está envejecida. Allí "sobran" porque no hay dinero para mantenerlos y se producen situaciones como las que salen en el reportaje.

Lamentablemente las personas que no tienen derecho a voto (los niños), casi nunca son prioridad para nadie, ni aquí ni en Filipinas y no por ello considero que en España o en Filipinas no se quiera a los niños.

Evidentemente se puede hacer mucho más por los niños filipinos. Eso siempre. Pero creo que no se puede generalizar. Nunca me cansaré de repetir que Filipinas es un país del tercer mundo, para lo bueno y para lo malo, y que el concepto de pobreza, el concepto de prioridades, son muy diferentes a los de aquí. Existen allí casos sangrantes, desesperados, centros institucionales que deberían desaparecer. Pero no se puede generalizar al conjunto de la sociedad diciendo que no quieren a sus niños.

Se que muchos no estaréis de acuerdo con lo que digo y espero no haber ofendido a nadie con este artículo porque no era mi intención, pero quería expresar públicamente mi opinión.

Tenéis aquí abajo un apartado de comentarios, que nunca censuro, para decir lo que queráis al respecto.

Un saludo,

Enrique



Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:57 a. m. | Permalink |


2 Comments:


At 9:50 a. m., Anonymous Anónimo

Buenos días Enrique,
Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que nos dices, y me duele mucho que se piense que en Filipinas no quieren a los niños.
Yo he viajado a Filipinas varias veces y puedo asegurar que todos los niños son muy queridos por sus familias y, aunque parezca increíble, son felices. Cuando compartes tu tiempo con ellos, ves como toda la familia, tíos, hermanos, abuelos... (muchos viven todos juntos), se ayudan unos a otros y es fácil ver como los mayores se ocupan de los pequeños. No tienen nada pero siempre tienen una sonrisa.
Los padres cuidan y se preocupan mucho por sus hijos. Aun con poco dinero y en familias muy pobres, los pequeños van al colegio con su uniforme y zapatos muy limpios, arreglados y peinados. Si hay poca comida, primero comen los pequeños y si sobra… los mayores.
Siempre hay casos extremos, pero como bien dices tú, aquí en España también pasa, si cabe con más culpa porque nosotros no somos un país del tercer mundo.
Los filipinos son buenos, muy buenos, ellos no tienen la culpa del desastroso gobierno que les “gobierna”.
Vuelvo a insistir en que los niños son muy queridos por sus padres. Y cuando estos niños crecen, tienen un gran respeto a sus padres y personas mayores. Por algo será.
Un saludo,
Cristina

 

At 6:34 p. m., Anonymous Anónimo

Hola,

No estoy conforme con lo que comentais. Primero de todo decir que en el documental no sale ningún orfanato, sale un centro de acogida, un tal RAC, que es del estado y que alli llega, en las operacines de limpieza de pobres que hace la policia, cualquier niño o famiia que esta simplemente vagabundeando, que en filipinas son muchos. Alli no son atendidos, no se preocupan de ninguno de ellos, duermen en el suelo y por turnos pq no hay sitio suficiente para todos. No se que fin tiene ese centro, pero desde luego nada bueno pq no les enseñan nada, simplemente les encierran y no les dejan salir a la calle. En el documental sale una niña pequeñita recien llegada que no para de llorar y decir mama. Le preguntan que donde esta su madre y les dice que en casa, por lo que tiene madre!! seguramente mientras estaban dormidas en alguna calle llegó la policia y se las llevó. Después, en el reportaje, enfocan a un bebe de 9 meses que esta tumbado en una cochoneta, que tiene infeccion de oido y en los pumones. Que pensais que hacen con estos niños?
Sobre que Filipinas es pobre,y no tiene recursos para atender a 40 millones de pobres, yo creo que es mentira, si no solucionan la pobreza es pq no quieren, como en todos lados, pq tiene zonas de muchisima riquieza. Tambien son culpables del augmento de pobreza pq no permiten la planificacion familiar.
Por ultimo, deciros que no se si habeis visto el mismo documental que yo, pq tambien es verdad que aqui hay mucha pobreza, pero al extremo de vivir en cementerios, niños desnudos durmiendo encima de tumbas por no mencionar a los que viven encima de la basura...si aqui tambien hay pobreza, pero por suerte no llegamos a estos extremos.
Saludos,

Ana