lunes, 11 de abril de 2011
Restos de un incendio en Manila



Impresionante documento gráfico... sobran las palabras. Podéis ampliar las fotos a tamaño completo.

Un hombre camina con el agua al cuello en Manila (Filipinas). Agua, por llamarle de alguna manera: el personaje de la fotografía de Erik de Castro bracea en una marea de detritus, cenizas y líquidos indeterminados en que se convirtió su barrio después del incendio de ayer. Es uno de los 3.000 vecinos de la barriada de Malabon, una de las más pobres en la ciudad de las barriadas pobres. Se afana en buscar en la sopa negra algún objeto de valor que rescatar de la escena del desastre que hasta el amanecer del jueves ocupaban quinientas chabolas hacinadas. Los bomberos tardaron varias horas en controlar el incendio que se originó por la explosión de una bombona de butano. Material inflamable, laberinto de calles... Tuvieron que luchar seis horas a brazo partido contra el fuego. El agua de las mangueras regaba sobre mojado. En lo que va de año, Manila ha ardido en una decena de incendios. El más grave arrasó en enero las viviendas de más de 22.000 personas. Se calcula que 30.000 lo han perdido todo.









Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:38 a. m. | Permalink |


0 Comments: