jueves, 8 de septiembre de 2011
Filipinas en el Hotel 1898 de Barcelona



Podrán verse sus costumbres y raíces en una exposición fotográfica

Pasiajes de Filipinas en el hotel 1898 es lo que podemos encontrar de forma permanente gracias a las imágenes del país asiático plasmadas por la fotógrafa sueca, afincada en Barcelona, María Espeus que recorren las distintas estancias del alojamiento barcelonés.

Como si se tratase de una exposición itinerante cada espacio del hotel se identifica con las imágenes que allí se exponen. En el spa podemos contemplar la espectacularidad de las Terrazas de Arroz de Banaue o en el pasillo de la cuarta planta, la Iglesia de Pavay, realizada en coral . Las perspectivas que pueden disfrutarse van desde el detalle del pescado seco, de los nudos de saco o de las hebras de paja, a la inmensidad de las nubes colándose entre las montañas. Destacan también las fotografías dedicadas a la producción de cigarros, capturadas en “La Flor de la Isabela” y las instantáneas que muestran la tradición profundamente artesanal que mantiene Filipinas y que se aprecia en sus mercados y antiguas casas coloniales.

Las gentes, sus costumbres y las raíces coloniales han sido absorbidas por la artista durante año y medio de permanencia en Filipinas para ser hoy disfrutadas en un alojamiento de las Ramblas de Barcelona. Un hotel para personas con inquietudes artísticas que nació de la rehabilitación y reconstrucción del que fue el edificio de la Compañía General de Tabacos de Filipinas y donde se respira arte e historia en los detalles o en el spa, en los salones coloniales, en la biblioteca o en el lobby.

Y para gozar de una panorámica de 360º sobre la Barcelona más auténtica: La Rambla, los perfiles góticos, los tejados del populoso Raval y poniendo límites: Montjuic y el Mediterraneo, nada mejor que la Isabella Terrace en el piso séptimo que recrea la atmósfera de los mares del sur: maderas exóticas, tonos suaves y grandes plantas, el atardecer añade la luz. El conjunto rinde homenaje a la isla del mar de Filipinas a la que la terraza debe su nombre.


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:13 a. m. | Permalink |


0 Comments: