sábado, 28 de abril de 2007
La presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, acepta visitar Ordizia



Estatua de Andrés Urdaneta en Ordizia

El primer secretario de la embajada filipina en Madrid lo confirmó el jueves 5 de abril

«Gloria Macapagal, presidenta de Filipinas, ha aceptado la invitación, cursada por la Comisión organizadora del Quinto Centenario del nacimiento de Andrés de Urdaneta, para visitar Ordizia». Era el mensaje que al mediodía de ayer, al pie de la estatua que representa al ordiziarra, en su localidad natal, como evangelizador agustino en aquellas tierras del país asiático, trasladaba a los representantes locales de esta comisión Mar De Borja, primer secretario y cónsul de la embajada de Filipinas en Madrid.

Con apenas unos minutos de retraso sobre la hora de llegada anunciada, poco después de las 13.00 horas de ayer, dos autobuses procedentes de Madrid con cerca de un centenar de miembros de la comunidad filipina afincada en la capital castellana, hacía una escala de algo más de una hora en el municipio, camino de la localidad francesa de Lourdes.

La representación filipina llegaba, desde la Avenida, justo hasta el lugar donde se encuentra la centenaria estatua que recuerda al cosmógrafo, sobre todo como religioso agustino, en un papel evangelizador.

Nada más descender de los autobuses, y tras la bienvenida que les dedicaron representantes del Consistorio y de la Comisión del Quinto Centenario, una representación de los recién llegados, presidida por el primer secretario de la embajada en Madrid, Mar De Borja, llevó a cabo una ofrenda floral, que depositó al pie del conjunto escultórico.

A partir de ahí, el poco tiempo de estancia en Ordizia que tuvo la expedición filipina dio para un poco de todo.

Hubo quienes aprovecharon para ver la localidad, semidesierta tras el éxodo vacacional, quien optó por saborear su gastronomía en los pocos establecimientos hosteleros que quedaron abiertos, o quienes acogiéndose a la invitación, subieron en coche hasta el parque de Oiangu para conocer el lugar donde nació el insigne marino.

Y sobre todo, cómo no, para sacar infinidad de fotos y grabar otros tantos minutos de vídeo.

Mar De Borja, que previamente había comprometido su participación en el ciclo de charlas sobre la figura de Urdaneta, en el que le corresponde disertar, en el palacio Barrena, el 15 de mayo del próximo año, elegía como tema de su intervención Urdaneta y los pioneros vascos en Filipinas: su contribución a la formación de la nación filipina.

Celebración en Madrid

El diplomático ponía el acento en que la celebración de este quinto centenario debe representar la ocasión para iniciar una etapa de reencuentro. «Vengo a coordinar, las actividades que, desde mi país, queremos llevar a cabo con motivo de esta celebración, actividades que de salida, el próximo 10 de junio en Madrid, fecha en la que Filipinas asiste a su día nacional, contarán con una primera agenda de conmemoraciones, a las que vengo a invitar a participar a las autoridades de Ordizia», explicó Mar De Borja.

«En mi país no faltan alusiones al insigne navegante», añadió el cónsul. «Existe la ciudad Urdaneta, el barrio Urdaneta en Manila, etcétera. Es posible que en los ámbitos académicos se den más alusiones a Legazpi».

En cualquier caso, «yo soy de los que consideran que la gran figura histórica fue Urdaneta, ya que él fue quien abrió la ruta, el Tornaviaje, que objetivamente hablando, da lugar a la creación de Filipinas como nación», apostillaba.

«Nadie duda de la contribución fundamental de los vascos en la formación de la nación filipina. Aportación que ha dejado un gran legado», afirmó Mar de Borja. «Personalmente creo que ha tenido y tiene influencia hasta en el carácter de los filipinos, para quienes estar aquí es estar como en casa».

Lo importante ahora, es que todos esos lazos se refuercen y tengan continuidad.

DiarioVasco.com
6/04/2007


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 10:06 a. m. | Permalink |


0 Comments: