martes, 26 de junio de 2007
Un Arzobispo insta al Papa a no visitar Filipinas debido al clima de violencia



El arzobispo de Lingayen-Dagupan (Filipinas), Oscar Cruz, ha solicitado al papa Benedicto XVI que rechace la invitación de la presidenta, Gloria Macapagal Arroyo, de visitar Filipinas, debido al clima de violencia y a las amenazas terroristas que sufre el país.

Bajo el título 'Por favor, no venga', Cruz advierte al Papa en su página web que son varios los gobiernos que han alertado a sus ciudadanos que Filipinas no es un lugar seguro para viajar.

'Asesinatos y secuestros, airadas manifestaciones dispersadas con violencia, amenazas terroristas, sindicatos del crimen, no son sino algunos de los peligrosos sucesos del país', dice el arzobispo, muy conocido por su postura crítica hacía el Gobierno de Macapagal.

El religioso añade que son varios los pastores de otros credos asesinados en Filipinas durante el mandato de Macapagal Arroyo, y recuerda que los representantes católicos extranjeros tampoco están a salvo, en referencia al sacerdote italiano Giancarlo Bossi, secuestrado el domingo por un grupo de hombres armados en la isla de Mindanao.

Cruz también señala en su texto que el Gobierno 'se ha convertido en un experto en materia de corrupción, de manera que Filipinas obtuvo recientemente el vergonzoso y molesto titulo de ser el primer lugar en corrupción de toda la región de Asia'.

La misiva concluye diciendo que 'una visita papal en estos tiempos no sería ni sabia ni prudente. El país es todo menos seguro y libre de crímenes'.

Macapagal Arroyo, católica practicante, invitó al Papa a visitar Filipinas durante una audiencia concedida en el Vaticano la semana pasada.

Algunos grupos de la izquierda local acusaron a la mandataria de no gobernar bajo los principios cristianos e ignorar las denuncias de violaciones de derechos humanos que constantemente se producen en Filipinas.

Según los grupos locales de defensa de derechos humanos, desde 2001, año de la llegada al poder de la presidenta, han sido asesinados unas 900 personas, entre activistas de izquierda y miembros de grupos de trabajo social.


Etiquetas:

 

Enrique Campoamor a las 3:58 p. m. | Permalink |


0 Comments: